Jesús Antonio Fernández Olmedo vuelve a lanzar una nueva convocatoria para marchar por la Paz y la No Violencia.

20150917-3

Esta vez la cita es en Málaga y sobre dos ruedas, pues el escritor ha convocado una «Marathon Ciclista».

La cita será dentro de dos semanas, el domingo 4 de Octubre a las 11 de la mañana y partirá desde la puerta del Ayuntamiento de Málaga, desde donde se realizará un recorrido por las principales arterias de la capital de la Costa del Sol, en bicicleta.

Como ya hemos venido publicando en otras convocatorias del escritor, este escritor malagueño entiende la paz como un estilo de vida y no se conforma con un mundo lleno de injusticias, conflictos y desigualdades.

Jesús Antonio lleva años aportando su granito de arena, luchando por un mundo mejor porque «entre todos podemos ayudar a cambiar las cosas, tengas trabajo o estés en paro, seas rico o pobre».

Para Jesús, intentar cambiar el mundo es una «necesidad espiritual», es incapaz de sentarse en el sofá viendo «la tensa situación en la que se encuentra el mundo, lleno de conflictos y dificultades» y pelea a su manera por «concienciar al planeta de la realidad tan injusta que vivimos».

El malagueño no es hipócrita, no proclama un mensaje distinto al que marca su forma de vida: no tiene coche y su mujer le pide cada día que compre una televisión, pero, como él mismo reconoce «si eliges un estilo de vida, tienes que ir con todas las consecuencias».

Este escritor malagueño trasmite su mensaje de paz y no violencia organizando debates, foros o marchas alrededor del planeta de forma altruista porque «todo me lo pago yo».

El pasado enero organizó un foro por la paz en Gambia y en los últimos meses ha visitado Oslo, entre otras ciudades europeas. Hace años que llevó su mensaje a Perú y en los próximos meses recorrerá las principales capitales europeas y volverá a viajar a Latinoamérica. No se rinde, sigue soñando con un mundo mejor.

Su marcha no podría llegar en mejor momento, con el conflicto Sirio en su máximo apogeo y una Europa que, por fin, empieza a reaccionar. Ante el debate abierto en nuestro continente sobre la necesidad o no de intervenir militarmente en el país, el escritor lo tiene claro: «la violencia no se arregla con violencia».

Fotografía de Leo Hidalgo.