La historia de Alejandro Iglesias Alonso

Una historia de amor, de valentía y arrojo

Hoy en Cuentamealgobueno transmitimos una carta escrita por una esposa orgullosa de lo que su marido ha conseguido: fundar su propia empresa.

Algo que puede parecer en principio tan sencillo, cuando tienes a tu cargo a dos niños, a una mujer con una enfermedad crónica, pocos fondos, ningún “padrino” y, además una profesión como la arquitectura, se convierte un reto digno de ser celebrado si se consigue.

Alejandro Iglesias Alonso lo ha conseguido. Es un valiente. Un valiente como los miles de autónomos y pequeños empresarios que están levantando este país, haciendo frente a todos los contratiempos a la vez que luchan por sus sueños para conseguir un mundo mejor.

Porque Aljenadro no es un arquitecto cualquiera, sus primeros proyectos no han sido precisamente para “dar el pelotazo”. En la carta que nos ha enviado su mujer, Jéssica Álvarez Sequeiro, nos relata cómo ha mejorado la calidad de vida de dos familias, viviendo en una de ellas una persona con movilidad reducida, que ahora tiene menos barreras en su hogar.

Alejandro Iglesias Alonso, Arquitecto, un valiente cuya historia hoy es noticia en Cuentamealgobueno…

 

“Una carta de amor y orgullo que demuestra que es posible”

Por Jéssica Álvarez Sequeiro

Tal vez les parezca poco apropiado, fuera de lugar, y seguramente estén en lo cierto pero viendo las noticias que actualmente se ven en los medios me gustaría compartir con ustedes una historia de amor, de valentía y arrojo…. amor a una profesión a una familia y al querer que algo funcione a pesar de no dormir, de haber creado todo con un presupuesto de 1.000€… quiero trasladar que SÍ, SE PUEDE CONSEGUIR.

Este valiente es mi marido y mi compañero desde ya hace 14 años… y es ARQUITECTO y lo digo en mayúsculas porque he visto tantas veces en su cara lágrimas de frustración por no saber cómo salir de esta crisis… o como entrar en ella… y ENTRÓ!!! Con solo 1.000 euros y sin el apoyo más familiar que mi mano porque nadie apostaba porque, en medio de la crisis, alguien pudiera formar su familia 2 pequeños, conciliar, ayudar a su mujer con una enfermedad crónica y llegar hacerse cargo de TODOS LOS GASTOS!!! IMPENSABLE!!!

El futuro es de los valientes y sin padrinos, partiendo de lo más bajo, él tiene su estudio. Lo valoran por honrado y humilde y aún él mismo no sabe todo lo que ha conseguido en tan poco.

Pero este texto, fuera de lugar, no trataba de ser objetiva sobre el hombre que amo… si no del hecho de que SÍ SE PUEDE… SOLO HAY QUE INTENTARLO… Que nadie lo va a hacer por nosotros; que de la crisis se sale con ojeras, y mucho mucho trabajo, que un arquitecto no es lo que piensa la gente; que no sólo hace casas… adapta una casa de un hombre inválido, que ya le supone una cárcel, porque no puede entrar en su baño o salir a la calle, porque necesita un ascensor, o que hace cálida una casa convirtiéndola en un hogar, no sólo aislándola del frío si no poniendo con mimo y esmero, estilo y diseño.

Como en todas las profesiones hay falsos mitos creados por antecesores que mancharon el buen nombre de una profesión que debía ser reconocida como un bien social, apto para casi todos los bolsillos, sabiendo hacer bien las cosas, con honradez y humildad y sin la premisa de hacerse rico a costa de las espaldas de los demás.

Me siento orgullosa de ver que a mi lado tengo un luchador que de la nada ha levantado su estudio, pequeño, pero suyo, que decide no contratar un becario hasta que no pueda pagarle un sueldo digno, que alimenta a sus dos hijos, mantiene su casa y los gastos de su local y sus autónomos, que se levanta a las 3 o 4 de la mañana muchos días de la semana pero que no le borran la sonrisa las ojeras que tiene.

Entre tanta noticia de crisis, paro, independencia, creí importante gritar que mi marido y tantos como él son noticia; que con 35 años PUDO y lleva pudiendo tiempo… que empezó en una habitación de nuestra casa de alquiler y ahora tiene SU EMPRESA, SU ESTUDIO… SE PUEDE.

Soy enfermera… y poco o nada le he podido aportar más que mi mano tendida, pero hasta para ser arquitecto hay que ser valiente, honrado, humilde y HUMANO y explicar con cariño y paciencia todo lo que él puede ayudar a esta sociedad… como ya he dicho, devolviéndole la libertad a un encarcelado en su propia casa e intentando que pueda optar a todas las subvenciones que estén en vigor…

Les agradezco infinitamente si han llegado a leer todo este texto y les invito que lo conozcan y juzguen mi posible falta de objetividad. Se llama Alejandro Iglesias Alonso y con orgullo de mujer les digo que es el dueño de Rexenera Arquitectura +diseño.

SI SE PUEDE!!! y animo a todos los que dudan a que lo intenten!!! Que suelten lastres y busquen un proyecto, una idea, un sueño y que lo hagan!!! SOLO HACE FALTA UNA MOTIVACIÓN y ARROJO.

—Fdo.: Jéssica Álvarez Sequeiro.

Puedes ponerte en contacto con Alejandro en su página de Facebook: https://www.facebook.com/rexenera/.