Perdió parte de su hocico al salvar a dos niñas.

El pueblo de Filipinas le ha costeado una operación de reconstrucción facial en USA.

Se ha convertido en un Símbolo de Amor Incondicional.

La perrita Kabang, se hizo mundialmente famosa cuando hace más de un año perdió parte de su mandíbula superior y hocico al evitar que dos niñas fueran atropelladas por un motociclista, ya que saltó saltó frente a la motocicleta en la ciudad de Zamboanga, Filipinas.

La perrita Kabang atendida por los veterinarios norteamericanos antes de su reconstrucción facial

Las pequeñas Dina y Princess estaban a punto de cruzar una calle muy transitada y no se percataron de una motocicleta que se dirigía directamente hacia ellas. De repente, Kabang apareció de la nada y se arrojó delante de la motocicleta que iba a velocidad excesiva y que estaba a punto de arrollar a las dos pequeñas.

Kabang desapareció para curarse las heridas y regresó a casa de su familia dos semanas después del accidente. Pero su desfigurada apariencia no le importó a la familia, felices de verla viva y de vuelta a casa. Rudy Bunggal padre de una de las niñas, explicó que Kabang había desarrollado un estrecho vínculo con Dina y que incluso dormía en su cama. La había encontrado cuando era una cachorra callejera y, según sus palabras, la crió como a un hijo más.

Una campaña de donación internacional independiente, recaudó el dinero para enviar a Kabang a los Estados Unidos para una clínica veterinaria especialista en cirugía reconstructiva en la UC Davis en California. Kabang y uno de sus dueños aterrizaron en el Aeropuerto Internacional de Los Angeles en octubre del año pasado.

 Aspecto de Kabang tras el accidente

Kabang de regreso en Filipinas.

Más de medio año después, Kabang ha vuelto Manila, Filipinas, después de someterse en EE.UU. a un tratamiento de reconstrucción facial.

El veterinario filipino que acompañó a la perra, Anton Lim, señaló que el tratamiento de siete meses se llevó a cabo en el hospital veterinario de la Universidad Davis de California, y que los 27.000 dólares para los gastos médicos fueron recaudados a través de donaciones en Filipinas y el extranjero.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=PvFabqY0z7M[/youtube]

El profesor Frank Verstraete, de la Universidad Davis, explicó que los médicos del hospital realizaron una operación para curarle las heridas a Kabang, aunque no pudieron reconstruirle ni la mandíbula ni el hocico. La heroica perrita también recibió un tratamiento contra el cáncer y parásitos en el corazón.

“Es un perra muy feliz y puede seguir su vida, eso es todo lo que estábamos buscando”, dijo Verstraete.

Kabang de regreso en Filipinas tras su reconstrucción facial

Lim asegura que Kabang se ha convertido en un símbolo de “amor incondicional” tras el accidente.

“Si le da amor incondicional a un perro, él se lo va devolver, de eso no hay duda. Esta perrita salvó dos vidas, por lo que todo el mundo se unió para salvársela a ella, así que esto es un símbolo muy especial para todo el mundo”, aseguró el veterinario.

Fuente: +Verde.