Second Sight.

El invento mejora la resolución de la imagen y evita los cables y baterías externas de otros sistemas.

Científicos de la Escuela de Medicina de la Universidad de Standford (USA) han desarrollado un sistema que se compone de una gafas especiales, un miniordenador y un microchip que se implanta bajo la retina y que podrá devolver la visión a las personas que padecen degeneración macular o retinosis.

Matriz de Chips fotovoltaicos que se implantan en la retina. Foto Universidad de Standford.

Matriz de Chips fotovoltaicos que se implantan en la retina. Foto Universidad de Standford.

Este no es el primer dispositivo electrónico que permite recrear imágenes para personas ciegas utilizando una cámara que capta las imágenes que el ojo dañado no ve y las transmite hacia un implante en el interior del ojo. Pero sí es el único que elimina los aparatosos cables, baterías y antenas de los primeros prototipos. Eso le permitirá ser un sistema más ligero y fácil de implantar.

El secreto de este nuevo sistema es el implante, un microchip que contiene píxeles fotovoltaicos, una especie de panel solar microscópico que genera corriente hacia el interior de la retina, la estimula y envía la información visual al cerebro.

Las imágenes que capta la minicámara incorporada a las gafas, son procesadas y enviadas al implante fotovoltaico con luz infrarroja. Después el implante convierte la luz en energía eléctrica y estimula las neuronas de la retina, enviando la información al cerebro sin necesidad de cables. Cada una de las células fotovoltaicas es estimulada de forma individual por lo que se piensa que se conseguirá una imagen con mayor resolución que los otros dispositivos ensayados.

Gafas para ciegosLa prótesis de retina permite restaurar la visión mediante la estimulación eléctrica de las neuronas que sobreviven. La mayoría de los implantes se alimenta a través de bobinas de inducción, lo que requiere complejos métodos quirúrgicos para implantar los sistemas de la bobina-decodificador de matriz de cables que suministran energía a los electrodos de estimulación a través de cables intraoculares.

El sistema “Second Sight” presenta una prótesis fotovoltaica subretiniana, en la que se utilizan,  fotodiodos de silicio en cada píxel receptor, por lo que la energía y los datos pasan directamente a través de pulsos en el infrarrojo cercano y estimulan eléctricamente las neuronas. La estimulación se produce en la retina normal y degenerada de las ratas con las que hasta ahora se ha experimentado y permite determinar la posibilidad de la plena integración fotovoltaica de la prótesis de retina con alta densidad de píxeles.

Daniel Palanker responsable del estudio“Funciona como los paneles solares del techo de una vivienda, convirtiendo la luz en corriente eléctrica”, dijo Daniel Palanker Doctor en Física y profesor asociado de oftalmología y autor principal del artículo. “Pero en vez de generar corriente que fluye a su refrigerador, lo hace hacia la retina”. Palanker también es miembro del Laboratorio de Física Experimental de Hansen de Stanford y del programa de investigación interdisciplinario de Stanford, Bio-X.

En el estudio también han participado como co-autores Keith Mathieson, Doctor en Física y profesor visitante en el laboratorio de Palanker, y James Loudin, también Dr. en Física e investigador postdoctoral.

Noticia publicada en Nature Photonics (sitio Web en inglés) Más información en http://med.stanford.edu/ism/2012/may/retina.html.