El poder de las segundas oportunidades.

Una ciudadana de Los Ángeles llamada Lisa Chiarelli, llamó a la asociación sin ánimo de lucro HopeForPaws, encargada de rescatar animales abandonados y buscarles un hogar, para dar un aviso urgente de un perro herido.

La perrita Cadence herida y desolada en un callejón de los Ángeles

La perrita Cadence herida y desolada en un callejón de los Ángeles

Los amigos de Lisa, Jennifer y Dax Grooms, siguieron al perro durante dos horas, hasta que el animal se derrumbó en un callejón oscuro. Se quedaron junto a él el todo el tiempo esperando a que Eldad Agar, un voluntario de esta organización, llegara al lugar. Lo que pasó a continuación, es mejor verlo en el vídeo:

– Vídeo: Saving Cadence – an abused Pit Bull show us the power de las segundas oportunidades –

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=7jdyP1R0es8[/youtube]

Eldad Agar acariciando a Cadence durante su rescate

Eldad Agar acariciando a Cadence durante su rescate

Cadence, como la han bautizado, es una perra Pitbull que se encontraba llena de heridas, cicatrices y con serios problemas en los ojos, ya que parece ser fue utilizada como perro “cebo”, para el entrenamiento de perros de pelea.

Como se puede ver en el conmovedor vídeo, Agar consigue que el maltrecho animalito se vaya con él sin oponer ninguna resistencia, seguramente por percibir las buenas intenciones de aquel desconocido que le salvaría la vida, gracias también a las otras tres personas que se preocuparon con ella.

Cadence es bienvenida por otros perros de HopeForPaws

Cadence es bienvenida por otros perros de HopeForPaws

Tras haber sido operada y sometida a cirugía por el veterinario de la asociación, consiguieron salvarle los ojos.

La Pit Bull Cadence hoy vive una etapa en su vida, llena de alegrías, amor y muchos cuidados en su nuevo hogar con Lisa, la mujer que se avisó para su rescate.

Cadence nada junto a Lisa Chiarelli, que finalmente la adoptó

Cadence nada junto a Lisa Chiarelli, que finalmente la adoptó

Si la historia de Cadence nos enseña algo, es que ya no podemos encasillar a los pitbulls como una raza de perros peligrosos, es el humano el que los hace así.

Una historia más que añadimos a Cuentamealgobueno para contribuir a que la humanidad comience a amar a los animales.

Puedes encontrar más en: HopeForPaws.org.