La revista Nutrición Hospitalaria de la Sociedad Española de Nutrición Parenteral y Enteral, acaba de hacer público un estudio que resume las tendencias en consumo de bebidas alcohólicas en los hogares españoles desde 1964.

Un zumo de manzana, zanahoria y jengibre. Foto de Rob Bertholf.

Un zumo de manzana, zanahoria y jengibre. Foto de Rob Bertholf.

En el estudio, se explica que el año 1992 fue el “punto de inflexión” en el que la cantidad de bebedores no alcohólicos superaron a los alcohólicos, haciéndose cada vez mayor la diferencia entre ambas tendencias con el paso del tiempo:

Bebedores alcohólicos (rojo) y bebedores no alcohólicos (verde) de 1964-2014 (g/persono al día)

El el año 2014 el consumo medio de bebidas no alcohólicas en España fue de 332 g/persona al día, mientras que el consumo de bebidas alcohólicas fue de 72,6 g/persona y día. El consumo de bebidas no alcohólicas ha aumentado gradualmente en un 621% a partir de 1964, mientras que el consumo de bebidas alcohólicas tiene una disminución de aproximadamente un 50%.

El consumo de bebidas no alcohólicas en el hogar ha ido aumentando considerablemente hasta el año 2014, siendo las diez más consumidas:

  1. Botellas de agua (144 gramos/persona/día).
  2. Refrescos de cola (30.7 gramos/persona/día)
  3. Refrescos de cola light (20,5 gramos/persona/día)
  4. Otros refrescos (18,7 gramos/persona/día)
  5. Refrescos de naranja (15,8 gramos/persona/día)
  6. Zumos (12,3 gramos/persona/día)
  7. Bebidas de leche con zumo de frutas (10,7 gramos/persona/día)
  8. Gaseosas (9,8 gramos/persona/día)
  9. Refrescos de limón (8,6 gramos/persona/día)
  10. Bebidas sin alcohol (8,4 gramos/persona/día)

El estudio demuestra que el consumo de refrescos sin calorías (lights) ha aumentado constantemente en los últimos años. En cuanto a las bebidas alcohólicas, la cerveza es la más consumida (41,3 gramos/persona/día), seguida del vino (23 gramos/persona/día)

El vino, como bebida incluida tradicionalmente en la dieta mediterránea para la población adulta, sólo representa un 31% del total del consumo de bebidas alcohólicas de 2014, mientras que constituía el 62% del consumo total en 1991, lo que refleja la sustitución gradual que ha vivido el vino en favor de la cerveza, que representa casi el 56% del total del consumo de bebidas alcohólicas en la actualidad.

Los investigadores concluyen que el patrón de consumo de bebidas español puede ser considerado como saludable y variado, aunque algunas tendencias aún debe ser corregidas. Para ello, sugieren que «es urgente que el mercado español categorice nutrucionalmente de forma más adecuada la gran variedad de bebidas existentes, así como más educación e información para los consumidores».

El estudio ha sido llevado a cabo por los investigadores de la Fundación Española de la Nutrición (FEN) Paula Rodríguez Alonso, Susana del Pozo de la Calle, Teresa Valero Gaspar, Emma Ruiz Moreno, José Manuel Ávila Torres y Gregorio Varela Moreiras.

Más información en: Nutrición Hospitalaria.