La historia de “Bruno”.

En Longville, Minnesota (Estados Unidos) hay un perro al que no le gusta estar atado, casi todos los días, el perro pasea durante 6 kms hasta la ciudad y se ha convertido en un miembro de la comunidad, le han bautizado como el perro de la ciudad.

Hace doce años, alguien llamó a la puerta de la casa de Debbie y Larry LaVallee, en Longville, llevando consigo a un pequeño cachorro de perro lobo. Cuando lo vieron llegar, el hombre que sujetaba al pequeño perro les dijo «he encontrado a su perro perdido», creyendo que el cachorro era de esa vivienda.

20160913-1-bruno-perro-personaje-longville-03

El matrimonio le explicó al desconocido que el perro no era suyo, pero igualmente se lo quedaron hasta que apareciera su dueño. Al pasar el tiempo y no tener noticias de nadie que lo reclamara, decidieron quedárselo, bautizándolo como “Bruno”.

Sus nuevos dueños, pronto descubrieron que “Bruno” era de culo inquieto y eso de estar atado… ¡tururú! El perro lobo comenzó a recorrer cada día los 6 kms que hay desde la casa de los LaVallee hasta la ciudad, donde se ha convertido en todo un icono para los residentes de la zona, que lo han apodado como «el perro de la ciudad».

https://www.youtube.com/watch?v=ZxSX3IeO7MA

Bruno se detiene en el ayuntamiento, pasa por la biblioteca, visita un par de inmobiliarias y la heladería. Otra cita a la que no puede faltar cada día  es la charcutería, donde le dejan en la puerta trasera restos de carne.

20160913-1-bruno-perro-personaje-longville-04

«Lleva haciendo esta rutina desde siempre que yo recuerde», dijo Sharon Rouse, que observa cada día como aparece Bruno desde la ventana de una de las inmobiliarias, en la que trabaja como recepcionista. «Todo el mundo conoce a Bruno», añade Rouse entre risas, «puede que no conozcas a otras personas, pero conocerás a Bruno».

Los habitantes de esta localidad hasta le han dedicado una estatua con una placa en su honor, nombrándole “Embajador” de Longville..

20160913-1-bruno-perro-personaje-longville-01

Después de su “ronda” diaria, Bruno regresa fielmente a casa con sus dueños Larry y Debbie, para descansar y regresar al día siguiente, ¡todo un personaje!

20160913-1-bruno-perro-personaje-longville-02