Investigadores de la Universidad de Stanford pueden haber dado con la solución al problema de la recarga de los coches eléctricos

En la cuna del desarrollo tecnológico, Silicon Valley, Investigadores de la Universidad de Stanford han anunciado recientemente un “sistema inalámbrico” de recarga de coches eléctricos altamente eficiente, que utilizaría campos magnéticos para transmitir sin cables grandes corrientes eléctricas entre bobinas de metal colocadas a varios metros de distancia.

Un sistema de recarga inalámbrica de coches eléctricos ideado por Investigadores de Stanford

El proceso aún está en la primera fase, pero, a largo plazo, estos investigadores dibujan el paisaje de coches eléctricos que se cargarán de forma inalámbrica a medida que circulan por las autopistas ¿suena bien no? Si esto fuera una realidad, se solucionaría el mayor problema de este tipo de transporte, que es la autonomía, ya que actualmente los coches eléctricos funcionan durante pocos kilómetros y son necesarias varias horas para su recarga.

Como se señala en los medios donde ha aparecido publicada la noticia, este avance tecnológico podría suponer “el despegue definitivo” del coche eléctrico, ya que aumentaría sustancialmente el tiempo de viaje sin paradas, según afirman los investigadores. Los autores del trabajo señalan:

Lo que hace interesante este concepto es que potencialmente podría conducir una cantidad ilimitada de tiempo sin tener que recargar.

En el siguiente vídeo podemos ver a Xiaofang Yu, integrante del proyecto, explicando la idea de esta nueva tecnología (en inglés):

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=AxSYYrajfvM[/youtube]

http://www.youtube.com/watch?v=AxSYYrajfvM

Transferencia de energía eléctrica de forma inalámbrica

El coche eléctrico con cable puede pasar a formar parte del pasado antes de que ve la luz gracias a este sistema. Fotografía de sludgegulper

El coche eléctrico con cable puede pasar a formar parte del pasado antes de que ve la luz gracias a este sistema. Fotografía de sludgegulper

En esta línea, investigadores del MIT han creado una spinoff llamada Witricity que está desarrollando un sistema de carga inalámbrico capaz de transferir tres kilowatios de energía eléctrica de forma inalámbrica a un vehículo aparcado en un garaje o en la calle.

Los investigadores creen que este sistema puede ser modificado para transferir 10 kilowatios de energía eléctrica a una distancia de unos 2 metros, que sería suficiente para recargar las baterías de un coche que se mueva por una autopista a gran velocidad, lo que permitiría añadir a la batería del coche un impulso adicional para la aceleración o la conducción cuesta arriba.

Naturalmente, esta tecnología exigiría la remodelación y modernización de la red de autopistas, ya que la transferencia de energía eléctrica de forma  inalámbrica se basa en una tecnología llamada de “acoplamiento por resonancia magnética”, y que consiste en que dos bobinas de cobre se sintonizan para resonar en la misma frecuencia natural. Una de ellas se instalaría bajo el asfalto, conectada a una corriente eléctrica. Las bobinas receptoras estarían colocadas en la parte inferior del coche.

Conoce más sobre este proyecto en la Web del GCEP (Global Climate & Energy Project): http://gcep.stanford.edu/.

Enlace a la noticia original (en inglés)