La Luz de Nelson Mandela brillará siempre en nuestros corazones.

“Siempre parece Imposible… Hasta que se Hace”
— Nelson Mandela

Nelson MandelaAyer se marchó un gran ser que ha aportado Luz a una nación y a todo el mundo. Nelson Mandela,

En su discurso como Presidente de Sudáfrica (1994-1999), pronunció estas palabras del libro de  Marianne Williamson “Regreso al Amor”, que hoy recordamos en su memoria.

Nuestro más profundo temor no es ser inadecuados. Nuestro más profundo temor es que somos poderosos sin medida. Es nuestra luz, no nuestra oscuridad la que más nos asusta. Nos preguntamos, “¿Quién soy yo para ser brillante, hermoso, con talento o fabuloso? “. En realidad, ¿quién eres tú para no serlo? Eres un hijo de Dios. Jugar a hacerte pequeño no le sirve al mundo. No hay nada iluminador en que te encojas para que las otras personas no se sientan inseguras a tu alrededor. Todos estamos destinados a brillar, como hacen los niños. Hemos nacido para hacer manifiesta la gloria de Dios que está dentro de nosotros. No está sólo en algunos de nosotros, está en todo el mundo. Y cuando dejamos que nuestra propia luz brille, inconscientemente damos permiso a otras personas para hacer lo mismo. Como estamos liberados de nuestro propio miedo, nuestra presencia automáticamente libera a otros.

Our deepest fear is not that we are inadequate. Our deepest fear is that we are powerful beyond measure. It is our light, not our darkness that most frightens us. We ask ourselves, ‘Who am I to be brilliant, gorgeous, talented, fabulous?’ Actually, who are you not to be? You are a child of God. Your playing small does not serve the world. There is nothing enlightened about shrinking so that other people won’t feel insecure around you. We are all meant to shine, as children do. We were born to make manifest the glory of God that is within us. It is not just in some of us; it is in everyone. And as we let our own light shine, we unconsciously give other people permission to do the same. As we are liberated from our own fear, our presence automatically liberates others.

Estas palabras han sido también citadas en películas motivadoras y recomendables, tales como “Coach Carter” (basada en hechos reales) y “Akeellah and the Bee”(conocida en español como “Akeelah contra todos” -aunque en realidad es Akeelah con todos- o como “Akeelah y las letras”)

“El deporte tiene el poder de cambiar el mundo”.

El 24 de junio de 1995 en el estadio Ellis Park de Johannesburgo fue posiblemente uno de los días más importante en la vida de Nelson Mandela. Aquel día se convirtió en leyenda.

Más allá incluso de Robben Island, de ser el primer presidente negro del país. Aquel día se inauguró un tiempo en que la identificación de todo un país con sus deportistas, blancos y negros, sería eje central de la política, de la reconciliación.

Nelson Mandela, junto a Françoise Pieenar tras la final del Mundial de 1995.

Nelson Mandela, junto a Françoise Pieenar tras la final del Mundial de 1995.

Clint Eastwood dibujó en ‘Invictus‘ una escena inolvidable, ejemplificante, muestra de lo que el deporte puede llegar a conseguir. Cómo 15 hombres, 14 blancos y un solo negro, Chester Williams, unieron por primera vez Sudáfrica y plantaron el germen de una revolución que aún hoy se mantiene activa y que el fallecimiento de Madiba, probablemente, acelerará una vez más.

Como ya lo hiciera en aquel Mundial de rugby –“No, señor, gracias a usted por lo que ha hecho por el país”, le dijo François Pienaar, el capitán de los Springboks a Mandela al tiempo que recibía el trofeo-. Como lo hizo tantas veces.

Frases de Nelson Mandela para el Recuerdo.

  1. Siempre parece imposible hasta que se hace.
  2. La mayor gloria en la vida no consiste en no caer, sino en levantarnos cada vez que caemos.
  3. No hay nada como volver a un lugar que parece no haber cambiado para descubrir en qué cosas has cambiado tú mismo.
  4. Me gustan los amigos que tienen pensamientos independientes, porque suelen hacerte ver los problemas desde todos los ángulos.
  5. El arma más potente no es la violencia sino hablar con la gente.
  6. La honradez, la sinceridad, la sencillez, la humildad, la generosidad sin esperar nada a cambio, la falta de vanidad, la buena disposición para ayudar al prójimo (cualidades muy al alcance de todo ser) son la basa de la vida espiritual de una persona.
  7. El perdón libera el alma, elimina el miedo. Por eso es una herramienta tan poderosa.
  8. Si quieres hacer las paces con tu enemigo, tienes que trabajar con él, entonces se vuelve tu compañero.
  9. Aprendí que el coraje no es la ausencia de miedo, sino el triunfo sobre él. El valiente no es quien no siente miedo, sino quien conquista ese miedo.
  10. Después de escalar una gran colina uno se encuentra sólo con que hay muchas más colinas escalar
  11. No me juzgues por mis éxitos, júzgame por las veces que me caí y volví a levantarme.
  12. Nunca pienso en el tiempo que he perdido. Lo que yo hago es desarrollar un programa que ya está ahí, que está trazado para mí.
  13. Lo que cuenta en la vida no es el mero hecho de haber vivido. Son los cambios que hemos provocado en las vidas de los demás lo que determina el significado de la nuestra.
  14. No olvides nunca que un santo es un pecador que persevera.
  15. Una buena cabeza y un buen corazón son siempre una combinación formidable.
  16. Si esperas las condiciones ideales, nunca se darán.
  17. Una de las cosas más difíciles no es cambiar la sociedad sino cambiarse a uno mismo.
  18. No dejemos nunca que las futuras generaciones nos digan que la indiferencia, el cinismo o el egoísmo nos hicieron fracasar en cumplir los ideales humanistas que condensa el Premio Nobel de la Paz.
  19. Nadie nace odiando a otra persona por el color de su piel, o su origen, o su religión.
  20. Si hay que decepcionar a alguien, cuanto antes mejor.
  21. La maldad es algo que las circunstancias, el entorno o la educación inculcan o enseñan a los hombres; no es innata.
  22. Cuando el agua ha empezado a hervir, apagar el fuego ya no sirve de nada.
  23. La gente tiene que aprender a odiar, y si ellos pueden aprender a odiar, también se les puede enseñar a amar, el amor llega más naturalmente al corazón humano que su contrario.

Fuente: davidrojasosuna.es, prensa local e infoptimismo.