kidney

El policía Raleigh Callaway fue diagnosticado de un problema de gravedad en sus riñones y necesitaba un donante lo antes posible.

Dada la gravedad y urgencia del asunto, su familia decidió publicar un mensaje en redes sociales solicitando ayuda para el trasplante. La fotografía que acompañaba al mensaje mostraba a la esposa de Raleigh junto a sus dos hijas y una pancarta que decía: “Nuestro padre necesita un riñón”.

Al parecer, obtuvieron el resultado deseado. Chris Carroll, una mujer que vive en Texas vio la fotografía y se animó a convertirse en el donante del policía. Comunicada la decisión a la familia, Carroll se sometió a los exámenes pertinentes y los resultados verificaron que era compatible para la donación de uno de sus riñones.

La operación se llevó a cabo satisfactoriamente en Emory University Hospital. Después de lo sucedido, las dos familias llegaron a entablar una estrecha relación.