Tommy Kleyn es un holandés que estaba cansado de contemplar un tramo de río en Rotterdam, que cada día sigue cuando va camino de su trabajo, siempre sucio y lleno de basura.

En lugar de quejarse y continuar malhumorado su ruta, Tommy decidió hacer algo bueno por el río, por él y por los demás: empezar a recoger esa basura que tanto le molestaba, poco a poco, cada día durante su viaje diario al trabajo.

El estado de la ribera del río antes de que Tommy comenzara a limpiarla.

El estado de la ribera del río antes de que Tommy comenzara a limpiarla.

“Tardé unos treinta minutos en llenar una bolsa de basura con la basura del río, pero una sola bolsa llena de desperdicios no se nota en lugar tan sucio como éste”, dijo Tommy. Así que me prometí llenar una bolsa de basura cada día al pasar por este lugar“.

Una de las bolsas de basura llena de plásticos y otros desperdicios.

Una de las bolsas de basura llena de plásticos y otros desperdicios.

El joven fotografió su progreso de limpieza y lo fue geolocalizando en un mapa en una página de Facebook, mostrando la zona que iba limpiando cada día y cómo iba quedando.

El mapa de la zona que se propuso limpiar el joven holandés.

El mapa de la zona que se propuso limpiar el joven holandés.

“La basura me molesta mucho, así, que me hice con un par de pinzas por ahí, y decidí empezar a recoger la basura… Me puse el despertador media hora más temprano cada día para asegurarme que no llegaba tarde al trabajo”.

Tommy Kleyn limpiando la ribera del río que cada día ve camino de su trabajo.

Tommy Kleyn limpiando la ribera del río que cada día ve camino de su trabajo.

Después de seis días limpiando por la mañana, pronto, la gente que lo veía desde el carril bici que hay cerca del río y sus amigos se unieron a la altruista labor.

Un amigo de Tommy se unió también a la limpieza del río.

Un amigo de Tommy se unió también a la limpieza del río.

Durante 22 días Tommy, sus amigos y otros voluntarios estuvieron dedicando media hora cada día para limpiar el corto tramo de la orilla del río, el resultado, como podemos ver en la fotografía siguiente, mereció la pena:

Este es el resultado después de 22 días de limpieza del río.

Este es el resultado después de 22 días de limpieza del río.

La idea es motivar a la gente para que llene [al menos] una bolsa de basura con basura al año, sólo se tarda 30 minutos, lo que realmente marca una diferencia y te sorprenderás de lo bien que te sientes después.

A demás de ver ahora el río limpio camino de su trabajo, Kleyn consiguió una recompensa inesperada: una focha eurasiática comenzó a anidar en el tramo del río que limpió:

20150427-7

Después de leer sus posts acerca de la limpieza de la orilla del río, la gente en Skagen, Dinamarca, recogieron más de una tonelada de residuos plásticos de su playa.

Fuentes: