Una sefardí de 80 años supera las pruebas para conseguir su sueño: la nacionalidad española.

Daniel Jalfon, judío nacido en Marruecos y residente en París, ha pasado los últimos meses investigando la historia de su familia, reuniendo información de hasta siete generaciones, recopilando documentos e incluso visitando las tumbas de sus antepasados judíos españoles.

Todo esto para conseguir la nacionalidad a su madre, Simona, que a sus 80 años ha superado los dos exámenes del Instituto Cervantes y que, probablemente, será de las primeras personas en conseguir el pasaporte español a través de la Ley de nacionalidad de judíos sefardíes.

20151201-2-1

Alrededor del año 1492, los tatarabuelos de los tatarabuelos de Simona fueron expulsados de España por los Reyes Católicos a través del Edicto de Granada, que obligaba a la conversión forzosa o a la expulsión. Los antepasados de esta marroquí asentada en Francia pero de corazón español optaron por la segunda opción.

Jalfon recuerda seriamente todo lo que tuvieron que pasar sus familiares hace 500 años: “cuando les expulsaron de España se fueron a través del Mar Mediterráneo dando tumbos y algunos llegaron hasta Egipto”. Esto lo ha descubierto gracias al apellido de su madre, que figuraba en una lista de expulsados.

Esta será una de las pruebas que Simona tendrá que presentar ante el notario cuando viaje a España. Pero no será la única. Por ello, su hijo ha recopilado multitud de documentos, incluida la ‘ketubá’ (un acta de casamiento según las tradiciones de Castilla) y, además, ya tiene el certificado de la Federación de Comunidades Judías de España (FCJE).

Tanto es el cariño de Simona por España que cuando enciende la televisión aparece la española. A pesar de no haber vivido en España, esta mujer de 80 años cursó sus estudios en español e incluso fue miembro de la Cruz Roja Española en Marruecos.

A sus 80 años, ha tenido que “empollarse” quiénes son los políticos y diputados españoles, los poderes del rey y de los ministros e incluso los nombres de actores como Penélope Cruz o Antonio Banderas.

En cualquier caso, Simona ha superado con mérito estas pruebas. La de lengua española con una puntuación de 95 sobre 100. Más difícil fue la de cultura, en la que le preguntaron, entre otras cuestiones, ‘cuántos diputados mandan en cada región’, ‘cuál es la montaña más alta de España’ o ‘el río más largo’. El resultado —Apto— ya está de camino al notario. Ahora sólo queda que la convoquen.

Mientras tanto, Simona espera impaciente. “Es uno de los sueños de su vida. Me dice: ‘Ojalá me muera con el pasaporte español”, cuenta su hijo.

Sin embargo, Jalfon no se plantea pedir la nacionalidad porque se siente más europeo que francés, marroquí o español, aún más después de los atentados de París. “Hoy en día con lo que está pasando en Francia, te sientes más europeo, estamos en un trauma completo con lo que hemos vivido y yo quiero superar el hecho de sentirme de un país concreto, me siento ciudadano del mundo“.

Fuente:

20minutos