work-smarter-not-harder-mad-men

20160822-2-work-smarter-mad-menLa frase positiva de esta semana la leí de refilón hace unos días mientras veía la sexta temporada de la serie de televisión Mad Men.

El inspirador cartel con la frase “Work Smarter Not Harder“, lo tenía colgado en la pared de su despacho Stan Rizzo, el director de arte de la agencia de publicidad en la que trabaja el galán y protagonista de la serie Don Draper.

El póster es obra del animador David Weidman, quien lo dibujó en el año 1967 y viene a decir, con otras palabras, que “más vale maña que fuerza“, recordándonos la importancia de trabajar de forma inteligente.

¿Cuánto tiempo perdemos cada día en cosas superfluas en lugar de “ir al grano”? Y es que el arte de la procrastinación está más extendido de lo que nos creemos, ese hábito de retrasar actividades o situaciones que deben atenderse, sustituyéndolas por otras situaciones más irrelevantes o agradables.

No se trata de cantidad, pasando más horas en la oficina, sino de tiempo de calidad, concentrarse, aplicarse e “ir al grano”.

Los suecos llevan ya más de un año poniéndolo en práctica, experimentando los resultados de una jornada de 6 horas en lugar de 8. Según los estudios de este experimento laboral, durante el primer año de implantación del programa se había «reducido significativamente el absentismo y mejorado la productividad y la salud de los trabajadores».

El periódico francés «Libération» añadió recientemente más datos: en comparación con los colegas que aún seguían trabajando 40 horas semanales, el sentimiento de bienestar era un 20% mayor. Además, su salud cardiovascular era mucho mejor y su masa muscular se había reforzado. Como asegura el rotativo del país vecino, «el jefe también ha ganado», ya que el absentismo se ha reducido a la mitad que en la otra empresa.