Se han hallado gracias a las nuevas técnicas de fotometría e imagen y tienen entre 30.000 y 20.000 años

Un equipo de investigadores del Museo de Prehistoria de Cantabria ha descubierto una serie de pinturas rupestres que tienen entre 30.000 y 20.000 años, en cuatro pequeñas cavidades de la región. Se tratan de unos grabados más antiguos que los de la cueva de Altamira.

Ejemplo de pintura rupestre

Las pinturas están localizadas en las cuevas de El Rejo, en el municipio cántabro de Val de San Vicente; en Los Murciélagos, en Entrambasaguas; en Las Graciosas I y II, en Medio Cudeyo; y en Solviejo, en Voto.

El responsable del equipo de investigación, Roberto Ontañón, ha declarado que han sido descubiertas gracias a las nuevas técnicas de fotometría y de imagen que están empleando. También ha añadido que posiblemente son de la época premagdaleniense o gravetiense.

Al parecer, hace más de 20 años que un espeleólogo ya informó a los arqueólogos de la existencia de unas pinturas antiguas en las cavidades, pero las técnicas existentes por aquel entonces no permitieron averiguar si era realmente arte rupestre.

 

Detalles de la investigación

Este equipo de investigadores lleva volcado en esta expedición un año, y forma parte de un proyecto que puso en marcha la Consejería de Educación, Cultura y Deporte de Cantabria, en el año 2.016, y que aún no ha finalizado.

Los trazos de las pinturas rupestres localizadas son generalmente rojas, hay puntos aislados o hileras de puntos que, en algún caso, forman figuras de animales.

Roberto Ontañón no descarta encontrar más cavidades con representaciones similares a las de estas cuevas, y también a las encontradas en la cavidad Aurea, en Peñarrubia, donde se hallaron unas figuras geométricas, discos y signos ocres y rojizos de la época premagdaleniense, en el año 2.015.

 

Fuente: 20 minutos