•  25 menores de la Comunidad de Madrid se podrán beneficiar de dos horas de entrenamiento personal
  • Su padre, madre o tutor disfrutará a la vez de dos horas de deporte personal
  • El proyecto se incluye en el Programa de Ejercicio Físico que Aladina desarrolla desde 2012

Numerosos estudios constatan la importancia del ejercicio físico para los menores enfermos de cáncer, por ello, la Fundación Aladina ha lanzado las primeras Becas Deportivas para niños y adolescentes enfermos de cáncer.

Estas novedosas becas permitirán a los menores con necesidades específicas de rehabilitación o de ejercicio físico disfrutar de dos horas semanales de entrenamiento especializado. En total, veinticinco niños se beneficiarán este año de las primeras becas, que imparte la Doctora en Actividad Física y Salud Elena Santana en el centro Tándem.

La historia de Paula

Paula es una de las beneficiarias del Programa de Ejercicio Físico. Con 9 años sufrió un osteosarcoma que obligó a los médicos a amputarle la pierna.

Desde entonces vive con una prótesis que resulta totalmene inapreciable para quien no conoce su historia, reflejada en el siguiente vídeo:

Paula es un ejemplo de superación y nunca ha perdido esa maravillosa sonrisa que tiene. Ella es el mejor ejemplo de la importancia del deporte especializado para los niños y adolescentes con cáncer.

María, otra campeona

Otra de las niñas que participa de este programa es María, una luchadora de quince años, una ‘aladina’, de la que desde esta fundación están muy orgullosos por cómo está afrontando el cáncer:

Acerca de las becas deportivas Aladina-Disney…

Este proyecto ha sido posible gracias a la generosa colaboración de Disney, que se ha comprometido a financiar los entrenamientos de 25 menores durante el primer año.

«Este programa que iniciamos fuera de los hospitales supone un gran apoyo para muchos de nuestros súper guerreros. El ejercicio físico es vital para ellos y es fundamental que puedan seguir practicándolo cuando ya no están ingresados pero continúan en tratamiento», informan desde la fundación.

Los niños dedican dos horas semanales de entrenamiento especializado y a su vez, el padre, madre o tutor tendrán otras dos horas de “respiro”, que puede elegir en sesiones de gimnasio, Pilates… «Queremos que nuestros chicos estén en forma pero también facilitar la conciliación y dar un merecido respiro a los papás».

Por su parte, Elena Santana, directora del gimnasio, asegura «Los niños con cáncer deben hacer ejercicio físico porque ayuda a mejorar la tolerancia a los tratamientos y contribuye a paliar los efectos secundarios».

El Gimnasio Tándem es un centro abierto al público que ofrece entrenamientos específicos para niños y jóvenes con patologías crónicas. También ofrece los servicios habituales para todo tipo de clientes: entrenamiento en sala, pilates, etc.

Más información en: https://aladina.org/.