Sin rastro de VIH tras un trasplante de células madre para tratar un linfoma.

 

La revista Nature confirmó el caso de una persona portadora del virus que llevaba 18 meses en remisión a pesar de no tomar tratamiento antirretroviral. Se trata del segundo caso en el mundo, después del paciente de Berlín, en 2009.

El estudio lo dirigió el University College de Londres y se llevó a cabo en el marco del consorcio internacional IciStem, coordinado por el Instituto de Investigación del Sida IrsiCaixa (Barcelona) y el University Medical Center de Utrecht (Holanda).

Los resultados se presentaron en la Conference of Retrovirus and Opportunistic Infections (CROI), en Seattle, coincidiendo con la publicación en Nature.

 

noticias sinc, vih

 

El paciente era portador del VIH desde 2003 y en 2012 se le detectó un linfoma de Hodgkin por el que se sometió a un trasplante de células madre en 2016. Las células del donante tenían una mutación, llamada CCR5 Delta 32, que impide la entrada del virus en las células diana del VIH, los linfocitos T CD4.

Al cabo de 16 meses, los médicos interrumpieron el tratamiento antirretroviral y hoy, 18 meses después, el virus permanece indetectable en su sangre.

Normalmente, cuando las personas con VIH interrumpen el tratamiento, el virus rebota en las primeras 4 semanas.

 

Se trata de la segunda remisión del VIH en el mundo, un caso con muchas similitudes al anterior pero con algunas diferencias (menos agresivo y de una vez)

 

Así, este nuevo caso se convierte en la segunda remisión del VIH en el mundo. “La principal conclusión es que el paciente de Berlín no fue simplemente una anécdota y es posible conseguir una remisión total del virus”, señala Javier Martínez-Picado, coautor del estudio.

No queremos hablar aún de cura, pero más de un año sin rebote viral es algo que no se había visto desde el paciente de Berlín, por lo que nuestra visión es muy optimista”, añade. “En este trabajo hemos analizado el nivel de VIH en plasma mediante las técnicas más sensibles, y es indetectable en todos los casos”, explica Maria Salgado, coautora del trabajo.

Este nuevo caso recibió una terapia pretrasplante mucho menos agresiva y un único trasplante, mientras que el paciente de Berlín se sometió a dos intervenciones consecutivas.

Esto demuestra, según los investigadores, que se puede conseguir la remisión sin tener una mutación previa en el receptor y mediante tratamientos mucho menos agresivos para el paciente.