Impulso hacia una recuperación “verde” de nuestro planeta

  • Diversos científicos concluyen que el planeta se enfriará 0,3 grados en 2050 tras las crisis sanitaria.
  • El incentivo de estímulos “verdes” y la reducción de inversiones en combustibles fósiles podría contribuir en esta lucha contra el cambio climático.

Recuperación verde tras el coronavirus

Catorce investigadores de instituciones de Alemania, Austria, Estados Unidos y Reino Unido, han publicado un estudio en la revista Nature Climate Change sobre la salud de nuestro planeta, y la posibilidad de dirigirnos hacia una recuperación verde.

En dicho estudio, concluyen que una recuperación económica tras la crisis del coronavirus con estímulos “verdes” y menos inversiones en combustibles fósiles podría contribuir a que el planeta se enfríe 0,3 grados en 2050. Esto sin duda ayudaría a la lucha mundial contra el calentamiento climático.

Los investigadores indican que las temperaturas globales sólo bajarán 0,01ºC en 2030 si no se adoptan medidas estructurales y se mantienen algunas medidas de confinamiento hasta finales de 2021 para contener la pandemia del Covid-19.

La respuesta global a la crisis sanitaria ha producido una repentina reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero y de los contaminantes atmosféricos.

Los autores del estudio señalan que las emisiones mundiales de NOx (óxidos de nitrógeno) cayeron hasta un 30% el pasado mes de abril y las de SO2 (dióxido de azufre) lo hicieron en un 20%.

El efecto directo de las medidas adoptadas para frenar la pandemia enfriará el planeta 0,01ºC en 2030 en comparación con un escenario en el que no se hubieran adoptado decisiones de bloqueo social y económico.

Sin embargo, el estudio, dirigido por la Universidad de Leeds (Reino Unido), indica que adoptar medidas de política climática para la recuperación económica podría prevenir más de la mitad del calentamiento adicional esperado para 2050.

Ello proporcionaría una buena posibilidad de que las temperaturas mundiales se sitúen por debajo del objetivo de 1,5ºC de calentamiento global en comparación con la era preindustrial.

Opiniones en torno a la recuperación “verde”: éxito o fracaso

Piers Forster, de la Universidad de Leeds, y su hija Harriet analizaron los datos de movilidad global accesibles en Google y Apple. Con esta información, calcularon cómo cambiaron 10 gases de efecto invernadero y contaminantes del aire entre febrero y junio de este año en 123 países. Luego formaron un equipo más amplio para realizar el estudio.

Los investigadores subrayan que el dióxido de carbono (CO2) y otras emisiones de gases de efecto invernadero cayeron entre un 10% y un 30% en todo el mundo durante el periodo analizado.

Esto encuentra su justificación en los cambios masivos de comportamiento derivados del confinamiento por la pandemia. Sin embargo, indican que ello tendrá un impacto mínimo en el clima porque la reducción de las emisiones es temporal.

“Las decisiones que se tomen ahora podrían darnos una gran posibilidad de evitar 0,3ºC de calentamiento adicional para mediados de siglo, reduciendo a la mitad el calentamiento esperado con las políticas actuales, lo que podría significar la diferencia entre el éxito y el fracaso cuando se trata de evitar un cambio climático peligroso”, afirma Forster.

Este investigador indica que hay “oportunidades para reducir la contaminación del tráfico mediante el fomento de los vehículos de bajas emisiones, el transporte público y los carriles para bicicletas”.

“La mejor calidad del aire tendrá de inmediato importantes efectos en la salud y comenzará a enfriar el clima de inmediato”, añade.

Harriet Forster, que acaba de completar sus estudios en la Escuela Queen Margaret (Reino Unido), añade que “el efecto real del confinamiento sobre el clima es pequeño”.

“Lo importante es que se nos ha dado una enorme oportunidad de impulsar la economía mediante la inversión en industrias ecológicas y esto puede marcar una gran diferencia en nuestro clima futuro”, apunta.

Corinne Le Quéré, de la Universidad de East Anglia (Reino Unido) y coautora del artículo, recalca que la caída en las emisiones por la crisis del Covid-19 es temporal.

“Por lo tanto, no hará nada para frenar el cambio climático, pero las respuestas de los gobiernos podrían ser un punto de inflexión si se enfocan en una recuperación verde, ayudando a evitar impactos severos del cambio climático”.

Matthew Gidden, de Climate Analytics (Alemania), sentencia que “el efecto duradero del Covid-19 sobre el clima no dependerá de lo que suceda durante la crisis, sino de lo que venga después”.

“El estímulo centrado en la recuperación ecológica y la inversión baja en carbono puede proporcionar el impulso económico necesario mientras se encamina al mundo para cumplir las promesas climáticas”, agrega.

Fuente: Agencia Servimedia.