El problema del abandono de animales domésticos, como los perros, es una cuestión que año tras año sigue vigente. En nuestras manos está cambiarlo al adoptar a un perro.

Sin ir más lejos, un estudio elaborado por la Fundación Affinity, estima que el año pasado se recogieron cerca de 306.000 animales a través de refugios y protectoras de toda España. De ellos, 183.000 eran perros y 123.000 gatos, lo que supone una media de abandono de 838 al día o 35 cada hora.

Pese a estos datos alarmantes, numerosos particulares, entidades y empresas se esfuerzan a diario para fomentar el bienestar y la calidad de vida de estos animales. Igualmente, remarcan los beneficios que ciertas mascotas, como el “mejor amigo del hombre”, aportan tanto a la sociedad como al individuo.

Por aquí os dejamos algunas de esas muchas ventajas:

1. Tener un perro es garantía de buena compañía

Felipe Vilas, presidente del Colegio Oficial de Veterinarios de Madrid (Colvema), explica que los perros “ofrecen, en la mayoría de los casos, mucho más que compañía, ya que se acaban convirtiendo en un miembro más de la familia”.

Seguramente, quien haya tenido la oportunidad de convivir con alguno de estos amigos peludos, sabrá de primera mano a lo que se refiere Vilas. Y es que un perro es sinónimo de lealtad, de alegría y sin duda, de 24h de compañía garantizada.

2. Son mascotas con un gran impacto positivo sobre el desarrollo infantil

Los niños pequeños que pertenecen a hogares con perros tienen un mejor bienestar social y emocional que los de familias que no tienen compañía canina. Así lo afirma un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Australia Occidental y el Instituto Telethon Kids.

Los investigadores concluyen que los niños de familias con perros tienen un 23% menos de probabilidades de contar con dificultades generales con sus emociones e interacciones sociales que aquellos que no conviven con este tipo de mascota.

3. Dan mucho a cambio de muy poco

Adoptar a un perro como mascota no sólo aporta beneficios emocionales, sino que además nos ayuda a llevar una vida más sana. Con esto nos referimos a esos paseos que, indirectamente, nos obligan a hacer ejercicio diario. De hecho, el 78% de quienes tienen perro afirman sentirse más activos físicamente, según la Encuesta Nacional sobre Envejecimiento Saludable de Estados Unidos.

A cambio, nuestros amigos de cuatro patas nos piden muy poco: tan solo ciertos cuidados, y una alimentación sana. Buen ejemplo de esto último es Bellfor comida para perros, que nos permite devolverle el favor a nuestros compañeros de paseo, contribuyendo a que estén más saludables, vitales y felices.

4. Son la mascota perfecta para las personas mayores

Según datos recogidos por la Real Sociedad Canina de España (RSCE), un 32% de las personas mayores conviven con una mascota en España. A su vez, el 75% de este sector de la población afirma tener menos nivel de estrés gracias a su compañía.

“Los perros son una fuente de energía y vitalidad para las personas mayores, sobre todo para las que viven solas. Pues les empujan a salir a la calle, a socializar con otros tutores de perros cuando se juntan para jugar y a distraerse”, apuntó el presidente de la RSCE, Julián Hernández.

5. Ayudan a curar enfermedades

Cada vez es más frecuente la inclusión de animales en el tratamiento y rehabilitación de pacientes como complemento a la atención clínica habitual, tal y como ya os hablamos en este artículo.

Igualmente llamativo es el caso del Programa de Tratamiento del Alcoholismo del Servicio de Psiquiatría del Hospital Universitario 12 de Octubre. Según han demostrado, los perros ayudan a mejorar la adherencia al tratamiento por parte de los pacientes, así como a que tomen conciencia sobre cómo conseguir y mantenerse en abstinencia.

CAB/AR