• Mila, BCG GAMMA, Haverford College y Comet.ml han desarrollado CodeCarbon, una innovadora herramienta de código abierto
  • Con ella pretenden ayudar a las empresas a rastrear sus emisiones de carbono provenientes del uso de tecnologías de Inteligencia Artificial.

Expertos en Inteligencia Artificial (IA) han creado CodeCarbon. Se trata de una herramienta capaz de rastrear y calcular la huella de CO2 que generan los sistemas informáticos en función de su ubicación.

La IA puede beneficiar a la sociedad de muchas maneras. Sin embargo, la cantidad de energía necesaria para dar soporte a los extensos sistemas que la respaldan puede tener un coste muy alto para el medioambiente. Es por ello que Mila, BCG GAMMA, Haverford College y Comet.ml, se han unido para desarrollar este paquete de software de código abierto.

No obstante, esta herramienta es capaz de determinar la cantidad de dióxido de carbono (CO2) que producen los recursos informáticos utilizados para ejecutar código. Igualmente, permite que los desarrolladores optimicen su trabajo. También les recomienda cómo pueden reducir las emisiones seleccionando infraestructuras en la nube en regiones que utilicen fuentes de energía con menor huella de carbono.

“Teniendo en cuenta la historia reciente, el uso de la informática en general y de la IA en particular continuará creciendo exponencialmente por todo el mundo. Mientras esto sucede, CodeCarbon puede ayudar a las organizaciones a asegurarse de que su huella de carbono colectiva aumente lo menos posible”, afirma Sylvain Duranton, Managing Director & Senior Partner de Boston Consulting Group (BCG) y responsable global de BCG GAMMA.

Por qué las organizaciones necesitan CodeCarbon

Entrenar un potente algoritmo de aprendizaje automático puede exigir que numerosas máquinas de computación estén funcionando durante días o semanas. Además, realizar los ajustes necesarios para mejorar el algoritmo buscando diferentes parámetros puede ser una tarea especialmente laboriosa.

Ciertas arquitecturas de última generación, como VGG, BERT y GPT-3, cuentan con millones de parámetros.  A su vez, estas se entrenan en múltiples GPUs (unidades de procesamiento gráfico) durante varias semanas, lo que puede significar una diferencia de cientos de kilos de CO₂ equivalente.

Reduciendo las emisiones de carbono

En primer lugar, el rastreador registra la cantidad de energía que utiliza la infraestructura subyacente de los principales proveedores de servicios en la nube. Así como de centros de datos alojados en instalaciones privadas.

Basándose en fuentes de datos públicas, CodeCarbon calcula la cantidad de emisiones de CO2 producidas. Para ello, se remite a la intensidad de carbono del mix de energía de la red eléctrica a la que está conectado el hardware. A su vez, el rastreador registra el cálculo de CO₂ equivalente generado por cada experimento y almacena los datos sobre las emisiones de cada uno de los proyectos y de toda la organización.

Esto ofrece a los desarrolladores una mayor visibilidad de la cantidad de emisiones que generan al entrenar sus modelos y la plasma en un sencillo cuadro de mando que muestra los equivalentes en magnitudes fácilmente comprensibles, como kilómetros recorridos en coche, horas dedicadas a ver la televisión o energía diaria consumida por un hogar medio de Estados Unidos.

Software de código abierto para la comunidad de desarrolladores

La capacidad de rastrear las emisiones de CO2 constituye un importante paso adelante en la capacidad de los desarrolladores para utilizar los recursos energéticos de manera inteligente. Por consiguiente, esto les permite reducir el impacto de su trabajo en un medioambiente cada vez más frágil.

Los desarrolladores esperan que CodeCarbon también ayude a aumentar la transparencia en su comunidad. Además, pretenden que les permita medir y luego informar sobre las emisiones generadas por experimentos informáticos.

“La huella de carbono generada por la tecnología informática depende de dónde se realicen los cálculos. También de cuánta energía se consuma, y de si se genera con combustibles fósiles o fuentes de energía de bajas emisiones. Así, CodeCarbon mostrará dónde se debe ejecutar el código para minimizar la huella de carbono“. Así lo explica Jonathan Wilson, profesor adjunto de Estudios Ambientales en Haverford College.

“Nuestra comunidad necesita innovar de manera más responsable y eso empieza por supervisar y optimizar los modelos. Con CodeCarbon, los científicos y los equipos de datos pueden seguir desarrollando modelos de alta calidad, pero con un nuevo parámetro: la huella de carbono que genera su trabajo”. Añade Niko Laskaris, científico de datos de Comet.ml.

Sobre el futuro de CodeCarbon

El equipo que ha creado esta herramienta de código abierto ha expresado su deseo de que desarrolladores e investigadores hagan uso de ella. Además, les animan a que contribuyan a mejorarla con nuevas capacidades.

Igualmente importante consideran la concienciación sobre el impacto medioambiental de las tecnologías informáticas. Por este motivo, recomiendan que los usuarios informen sobre el CO2 equivalente de sus experimentos a través de artículos de investigación, revistas y blogs de tecnología.

Por último, recalcan la evidencia del deterioro climático causado por las emisiones de gases de efecto invernadero. Así pues, desde CodeCarbon esperan poder ayudar a reducir la huella de carbono de las tecnologías de IA.

CAB/AR


Esta buena noticia ha sido apadrinada por:

Marco Osorio Ritter de Marbella (Málaga) «Puedes hacer muchas cosas pero sólo tienes una vida. Aprovéchala, deja tu huella».

¿Y tú, quieres convertirte en madrina o padrino de buenas noticias?…

» ¡Apadrina una Buena Noticia de Cuentamealgobueno! «