El pasado 28 de diciembre entramos en la Era de Acuario, acontecimiento único en la historia de la Humanidad, y cuando digo único, me refiero a que nunca antes en los millones de siglos previos había ocurrido algo así. Siendo este el Gran Momento de la Historia de la Humanidad, aún hay muchos que no saben lo que significa y es fundamental que la gente tenga esta información.

No es casualidad, como dice mi maestro Emilio Carrillo, que la Tierra esté superpoblada. ¡Todos queremos estar aquí! Por algo será…

Pasando la Era de Piscis.

Hasta ahora habíamos estado experienciando la Era de Piscis, basada en el sacrificio, el aprendizaje através del sufrimiento, lo que se manifestó en guerras, violencia, dolor, injusticias, abusos…Ya fue anunciada por la venida de Jesús, quien fue ejemplo vivo de lo que Piscis representa y un avance de lo que nos esperaba en los siguientes 2000 años. De alguna manera, todos somos Jesús.

Esta fenomenología pisciana se ha ramificado de diferentes formas, pasando del victimismo al sadomasoquismo, sintiéndonos más o menos subconscientemente atraídos por el drama. Esto ha sido explotado por los medios de comunicación a tope. No es sólo cuestión de que nos metan miedo fortuitamente con un objetivo de control de masas, ellos nos muestran lo que queremos ver porque es así que ellos se enriquecen.

flor rompiendo asfalto

Dolor, no sufrimiento indefinido e innecesario.

El dolor será el natural propio del crecimiento, de la evolución de la consciencia, como cuando la flor rompe el asfalto o la oruga se convierte en mariposa. El crecimiento duele pero aprenderemos a abrazarlo también.

Piscis se evade de la realidad porque es dolorosa. De alguna manera es lo que hemos estado haciendo como sociedad. Nos hemos dejado atrapar por la comodidad. Nos hemos acostumbrado a buscar la seguridad, lo estático, el trabajo fijo, la pareja de toda la vida, el coche, la casa, todo el escenario listo para ser utilizado y no tener que mirar dentro porque es dentro donde llevamos las memorias de nuestras vidas pasadas y de nuestros ancestros, ¡y cuánto habrá ahí metido después de 2000 años! Y qué a gustito se está en la zona de confort

La apertura, a todos los niveles, será la clave.

A partir de ahora será diferente. Si Jesús fue el anunciador de la Era de Piscis, los hippies de los años 60 fueron los abanderados de la de Acuario. El signo de Acuario es el soñador pero con pruebas científicas. Es el visionario con los pies en el suelo, que busca alternativas y se cuestiona todo, incluso a sí mismo.

Puede parecer un poco loco porque va a contracorriente, no encuentra la seguridad en las cosas materiales ni sigue los patrones establecidos, sino que se retroalimenta de la exploración constante de nuevos horizontes.

Estas serán las líneas de acción de la nueva sociedad. Lo único que permanece es el cambio. Esto no es que lo diga Acuario, es que la Vida es así y Acuario lo sabe, lo entiende perfectamente y vive en esta coherencia.

En busca de la felicidad.

Encontraremos la felicidad si somos capaces de desconectar de todo aquello que vaya en contra del Plan Divino de nuestra alma. El reto será conectarnos a nosotros mismos y a los seres humanos que vibren de la misma manera, en sintonía con la Tierra y la espiritualidad más que con lo material y las estructuras convencionales de la vieja energía.

Los viejos sistemas, el capitalismo que todo lo ha empapado, se transformará en un no-sistema nuevo que no se ha visto antes, en el que ya no habrá jerarquías ni abusos de poder tal como hayamos podido presenciar hasta la fecha. No permitiremos más corrupción.

Pero esto no se hará solo, ni de la noche a la mañana. Muchos tienen que despertar aún. Esto lo tenemos que hacer entre todos. TODOS.

Construyendo esta nueva humanidad juntos.

Todos debemos hacernos partícipes de este cambio, remar en la misma dirección y trascender nuestras diferencias.  HACER, tomar acción, responsabilizarnos y tomar las riendas de nuestras propias vidas, y dejar de esperar que lo hagan los otros. De hecho, no existe un “los otros” porque todos somos uno.

Ideologías que hasta ahora habían sido tachadas de radicales por falta de entendimiento y conocimiento, tales como la Anarquía o el Feminismo para algunos, serán comprendidas mejor, se suavizará esa percepción porque nos vamos a comunicar con el corazón y no con la mente, y veremos que lo que en realidad todos queremos es vivir en paz y armonía, con igualdad de derechos y oportunidades, aplicando sistemas colaborativos y no de competencia, ayudándonos a crecer los unos a los otros para llegar hasta la cima de la montaña como harían los escaladores.

Arquetipo madre padre
El arquetipo del padre también evoluciona.

No es que se rechace al arquetipo del padre, sino que por fin el padre se ve obligado a aprender del hijo. El padre deja de ser disfuncional para ser amoroso y protector, y ese padre lo encontraremos dentro de nosotros mismos. Una vez esto ocurra se manifestará en la realidad externa material.

Suena utópico, pero Acuario inventó esa Utopía y además sabe cómo llegar a ella, es capaz de materializarla porque ahora es el momento, porque los astros se han alineado y ya no hay marcha atrás. Puede sonar a broma, puede parecer increíble si nos limitamos a escuchar las noticias en los medios tradicionales. Pero esto está pasando ya.

Es hora de estar despiertos, de buscar la información en otros lugares, de apoyarse, de dejar de ver al otro como un desconocido pues todos somos de la misma familia.

Estamos condenados a encontrar nuestra esencia auténtica,  pero el premio bien merece cualquier escozor o agujeta emocional que encontremos por el camino. Aprenderemos a ver la vida de manera diferente, como un camino de autodescubrimiento, el Camino del Héroe …

Recuperando la fe y la confianza.

La Humanidad debe recuperar la confianza y la fe, y esto será quizás lo más difícil porque no han parado de lavarnos el cerebro durante este último siglo. Además han habido abusos de todo tipo y ha quedado un herida colectiva muy muy, MUY grande. Pero será más fácil que nunca identificar al corrupto, al mentiroso.

El cambio pues viene de nosotros, de nuestro interior. Es necesaria la transformación colectiva consciente de la mentalidad y los patrones de comportamiento piscianos a los acuarianos. Lo que hay fuera es reflejo de lo que hay dentro de nosotros. Esto es incuestionable y tenemos que aplicarlo ya en nuestras vidas si queremos salir adelante.

 

Que el Amor nos acompañe….

 

Paz y Amor

SaraLJ