Un grupo de investigadores ha desarrollado libros táctiles con ilustraciones en 3D que se adaptan específicamente a las necesidades de los niños ciegos. Tras esta innovación, se encuentran expertos de la Universidad de Ginebra (Suiza), y la Universidad Lumière Lyon 2 (Francia).

Los libros para niños juegan un papel clave en el desarrollo infantil y el acceso a la cultura. Los que tienen ilustraciones táctiles facilitan especialmente la comprensión. Sin embargo, es fundamental que el lector comprenda las ilustraciones, por lo que los niños ciegos no pueden identificar los objetos representados en las ilustraciones táctiles tradicionales.

Libros 3D 2

Prototipos probados de ilustraciones que involucran simulaciones de acción | Imagen: Universidad de Ginebra

Ventajas de usar ilustraciones 3D en libros infantiles

Los investigadores explican en un artículo de la revista ‘PLOS ONE’ que han ideado miniescenarios en 3D. De este modo, consiguen que los niños puedan explorar con los dedos, facilitando así la identificación de un objeto.

Todos los niños tienen derecho a la educación y al acceso a la cultura en pie de igualdad. Para que así sea, los que cuentan con una discapacidad visual necesitan materiales educativos y libros infantiles adaptados a su forma particular de percibir y comprender el mundo.

“Los niños ciegos no tienen los mismos códigos de representación visual que otros niños”, apunta Edouard Gentaz, profesor en la Facultad de Psicología y Ciencias de la Educación de la Universidad de Ginebra, que añade: “Por ejemplo, no interpretan las líneas de puntos que rodean un círculo como el sol, y un rectángulo con círculos pequeños debajo puede no ser nada como la representación de un autobús”.

“Hemos ideado un nuevo tipo de ilustración que explora la simulación de las experiencias del cuerpo en interacción con los objetos”. Así lo explica Dannyelle Valente, investigadora del Laboratorio de Desarrollo, Individual, Procesos, Discapacidad y Educación de la Université Lumière Lyon 2. Y añade que “las ilustraciones toman la forma de mini escenarios en 3D que los niños exploran con dos dedos”.

El principio es simple: cuando un niño pasa las páginas, recorre estos escenarios en miniatura con dos dedos como si fueran sus piernas. “Estos movimientos se pueden utilizar para simular acciones como subir escaleras, correr o saltar en un trampolín”, prosigue Valente. Las nuevas ilustraciones han sido realizadas por la editorial sin ánimo de lucro Les Doigts Qui Rêvent.

Generar experiencias

El equipo de la Universidad de Ginebra probó el reconocimiento de ilustraciones que suponen acciones simuladas en 8 niños ciegos y 15 menores sin discapacidad de 7 a 11 años. Después, compararon los resultados con los de otro grupo de niños con ceguera y sin ella de la misma edad. A estos se les pidió que reconocieran los mismos objetos representados con la técnica de textura tradicional en libros.

“Los resultados mostraron que el proceso de exploración gestual activa los patrones sensoriomotores asociados con el objeto representado, lo que significa que es más fácil para los niños ciegos y videntes identificarlo”, apunta Gentaz.

En resumen, los objetos se reconocen más fácil y rápidamente en ilustraciones que involucran simulación que en ilustraciones texturizadas. Además, la diferencia de percepción entre niños ciegos y videntes es mucho más estrecha.

Los investigadores han diseñado un prototipo de libro infantil con ilustraciones 3D para niños con discapacidad visual. Llamado ‘Balade des Petits Doigts‘ (‘Los pequeños dedos caminan’), y producido por la editorial Les Doigts Qui Rêvent.

“Los libros táctiles que utilizan gestos y simulaciones corporales tienen un alto potencial de compartir, ya que las experiencias sensoriales son las mismas para los niños videntes y los ciegos”, indica Valente. Padres e hijos pueden leer juntos esos libros táctiles, independientemente de si tienen discapacidad visual o no.

Fuente: Agencia Servimedia

CAB/AR