Un estudio demuestra que echarse una siesta de cuarenta y cinco minutos reduce la presión arterial y ayuda a disminuir el nivel de estrés.

Los beneficios de dormir la siestaLa calidad de nuestro sueño se ve alterada por jornadas laborales agotadoras y estresantes, cambios de turno, la ansiedad y pasar cada vez más horas delante de la televisión y enganchados a Internet, sobre todo por la noche. Todo ello tiene un impacto negativo en la calidad de nuestro sueño y por tanto en nuestra salud, ya que dormir menos se ha relacionado con un mayor riesgo de hipertensión y problemas cardiovasculares.

El estudio relacionado con los beneficios de la siesta ha sido realizado por los Doctores Ryan Brindle y Sarah Conklin del “Allegheny College” de Pensilvania, Estados Unidos. En él, se seleccionaron a ochenta y cinco jóvenes universitarios, todos sanos y fueron divididos en dos grupos, unos tenían sesenta minutos al día para echarse una siesta y el otro grupo no. Cada participante tenía que rellenar unos cuestionarios que evaluaban la calidad del sueño y dar a conocer su actividad diaria, a la vez que se le medía la presión arterial y el ritmo cardiaco.

La conclusión a la que han llegado los Doctores Brindle y Conklin, es que los individuos del grupo que dormía la siesta, conseguía una presión arterial más baja que los que no dormían, lo que lleva a concluir a los investigadores que dormir entre cuarenta y cinco minutos y una hora de siesta al día facilita la recuperación de la presión arterial después de una tarea de estrés mental.

Sin duda el estudio de Brindle y Conklin rompe el tópico de que los que se echan la siesta son “más vagos”. Todo lo contrario, dedicar unos minutos al día a recuperarse ayuda a afrontar el resto del día con menos estrés y nos permite ser más productivos.

Este estudio fue publicado hace una semana en la revista International Journal Behavioral Medicine (sitio en inglés) y la noticia fue encontrada en el diario ABC. Fotografía de “GuntherAnders is my co-pilot” en Flickr.