Wellness Telecom ha iniciado el proyecto Consulting 3.0

¿Cansado de esperar largas colas en la consulta de la seguridad social para que te atienda tu médico de cabecera? Quizás el proyecto que ha iniciado la empresa Sevillana Wellness Telecom, en colaboración con la consultora de salud extremeña Enterprising Solutions for Health (EH), pueda dar una solución a esto.

Consulting 3.0 proyecto desarrollado por Wellness TelecomSe trata del proyecto I+D+i denominado Consulting 3.0, “servicio continuado de seguimiento de salud basado en tecnologías semánticas e inteligencia artificial enmarcadas en un entorno web 3.0”, cuyo objetivo es el de investigar nuevas tecnologías de inteligencia artificial y semánticas destinadas a la creación de un entorno web 3.0 accesible desde dispositivos móviles (Smartphone, Tablet o portátiles) que favorezca el seguimiento continuado, la comunicación eficiente entre los profesionales sanitarios y sus pacientes y potencie  la autonomía de los pacientes que acuden a los centros de salud de Atención Primaria en Andalucía, de forma que se disminuya la carga de trabajo del personal sanitario y se priorice en la atención y el seguimiento de los enfermos.

Teresa Álamos, Directora de Factoría de Innovación de Wellness Telecom, explica que “a través de una plataforma virtual ‘inteligente’, pretendemos aliviar las listas de espera y que los usuarios no sean derivados al especialista de forma innecesaria. Mediante una comunicación fluida, evitamos, por un lado, la demanda inadecuada y, por otro, contribuimos a un mayor seguimiento por parte del médico en aquellos que no visitan la consulta de forma regular”.

Doctor con un portátil, en un futuro quizás comunicándose con un paciente - Fotografía de rosefirerising

Doctor con un portátil, en un futuro quizás comunicándose con un paciente - Fotografía de rosefirerising

De esta forma, el servicio de atención al enfermo se realiza de manera personalizada y las personas van presencialmente al hospital sólo cuando es estrictamente necesario. El responsable de negocio de Salud, José Antonio Cabo explica que “El médico utiliza esta información de forma remota para llevar un seguimiento específico del paciente y adelantarse, si cabe, a determinados acontecimientos médicos”.

Consulting 3.0 tiene como objetivos principales:

  1. Mejorar la eficacia de los sistemas de atención de Salud, tanto públicos como privados, tanto a nivel de macro como de microgestión.
  2. Vigilar la salud de la población subsidiaria por parte de su responsable de salud.
  3. Mantener en el mejor estado de salud posible a las personas sanas para que sigan en esta condición el mayor tiempo posible (nivel primario de prevención de la enfermedad).
  4. Conservar el mejor estado de salud de las personas con enfermedades crónicas (nivel de crónico con condición de salud estable), el mayor tiempo posible (nivel de prevención secundario y terciario).
  5. Detectar, prevenir y tratar precozmente las enfermedades crónicas para disminuir la incidencia de las situaciones de dependencia.
  6. Promover hábitos de vida saludables (dieta mediterránea, actividad física, ejercicio) como medidas demostradas de mejora de la salud y prevención de la enfermedad, la dependencia y sus secuelas.
  7. Hacer uso del teléfono móvil y los dispositivos portátiles de nueva generación – Tablets PC – como herramienta bidireccional de comunicación y relación entre el profesional de la salud y sus pacientes.

Pirámide de Consulting 3.0El primer paso por parte de los expertos ha sido diseñar una ‘pirámide de estratificación’ para pacientes que permite categorizar su nivel de salud en sanos o enfermos y participar, con ello, de la prevención y el seguimiento de las patologías. Asimismo, y en función de la gravedad que presenten, las herramientas de seguimiento del médico pueden ser de una manera o de otra. En esta pirámide desarrollada por el equipo de investigación, en el nivel uno y dos, se encuentran las personas sanas sin factores de riesgo, o enfermos con factores conocidos durante cortos periodos de tiempo. En ambos el control es sencillo y se realiza a través de dispositivos móviles como Smartphone, ordenadores portátiles o Tablet de forma más o menos intensa, en función de si existe o no un riesgo identificado. En los niveles tres y cuatro, están los pacientes crónicos estables e inestables. En estos casos, la comunicación es más estrecha y se utiliza otro tipo de herramientas como las videoconferencias o técnicas más invasivas como los biosensores.

“Por ejemplo, una persona sin ninguna enfermedad aparente (nivel uno) utilizaría una aplicación móvil para tener una comunicación regular con su médico de familia y, de esta forma, prevenir posibles enfermedades y seguir consejos sobre hábitos de vida saludable en base a su edad, peso, condiciones fisiológicas e historial médico previo. Si esta persona en un momento dado sufre un episodio temporal de riesgo (nivel dos), como puede ser la aparición de un eccema o una gastroenteritis común, la comunicación se estrecharía y personalizaría para permitir al médico de cabecera el seguimiento del estado de salud de su paciente y evitar constantes visitas al especialista”, resume Teresa Álamos. Y añade: “Otro caso es un paciente crónico con enfermedad cardíaca (nivel tres), que también incluye sensores inalámbricos que enviarían datos a través de la aplicación diariamente al médico, de forma que éste pueda seguir su evolución, monitorizar cualquier evento importante, y hacer las recomendaciones necesarias para evitar posibles recaídas”.

Aplicación de Internet y nuevas tecnologías a la relación médico-paciente

La investigación se encuentra en una fase inicial donde los expertos están estudiando la forma de implementar la plataforma en los espacios sanitarios desde un punto de vista tecnológico y a través de la unión de los criterios médicos y científicos. “El objetivo final es adecuar el estado de salud del paciente al nivel donde se encuentra. Es decir, en primer lugar definimos una serie de cuestionarios sobre calidad de vida y, mediante operaciones lógicas, cuando el usuario responde a determinadas preguntas, el motor artificial es capaz de catalogarlo en un determinado nivel de la pirámide y estado de salud”, concluye Teresa Álamos.

Noticia encontrada en Ciencia Directa.

Más información en: http://www.wtelecom.es.