Eva y Juan han recibido el apoyo de los granadinos: empleo fijo, vivienda y ayuda económica.

“Aún queda humanidad en esta sociedad”

Lo que antesdeayer fue una mala noticia, hoy ha sido la noticia más comentada en Granada: le han dado trabajo y una casa al matrimonio de la Zubia que vivía en un coche”. Así ha sido como he empezado hoy el día, con la escuchando en un café esta buena noticia, por la que esta pareja, que al quedarse en paro y dejar de cobrar todas las ayudas posibles, se vio obligada a irse a vivir a un coche en un escampado en La Zubia, Granada, y que ahora ha cambiado su situación de la noche a la mañana gracias a la solidaridad del pueblo granadino.

Eva y Juan el matrimonio de La Zubia dejará de dormir en el coche y volverán a trabajar

Eva y Juan el matrimonio de La Zubia dejará de dormir en el coche y volverán a trabajar - Fotografía que ha sido hoy portada del Diario Ideal, sacada esta mañana mientras desayunaba en un bar de Granada

Eva y Juan se quedaron en el paro hace tres años y llegó un momento en el que ya no podían pagar el alquiler, por lo que la propietaria del piso los desalojó. Desde el 2 de febrero han estado “viviendo” en un pequeño coche, lo peor de esta situación, que se tornó en pesadilla, es que el matrimonio tiene dos hijas, de once y tres años.

La familia obtuvo un soplo de esperanza hace tiempo cuando un vecino de origen magrebí, al percatarse de la situación, decidió ayudarles, acogiendo por las noches en su casa a las niñas, que al menos, durante este tiempo, no se han visto obligadas a dormir bajo el frío de la noche en el pequeño Kia que utilizaban como refugio.

El Kia en el que vivían Eva y Juan

El Kia en el que vivían Eva y Juan

Desde ayer, la situación de esta familia ha vuelto a cambiar, esta vez a lo grande, gracias al apoyo del pueblo granadino, que conmovido por la noticia que apareció publicada en el diario Ideal, ha iniciado un movimiento de solidaridad espontáneo para ayudarles. Así, un empresario del sector de la limpieza, al ver la situación, ha decidido ofrecer un puesto de trabajo al cabeza de familia, Juan Muñoz.

Esto les permitirá poder volver a pagar el alquiler y dormir juntos bajo un mismo techo, que si lo desean puede ser en Las Gabias, en el de la casa de un matrimonio que ha decidido mantenerse en el anonimato y que les ha ofrecido una vivienda amueblada que tienen en esta localidad de Granada: “la utilizamos sólo algún que otro fin de semana y nos parece de humanos a estas personas que están durmiendo en el coche hasta que se solucionen sus problemas”, explica la propietaria para el diario Ideal.

Y las muestras de solidaridad no acaban aquí, la Escuela de Formación Agraria “El Soto”, de Chauchina, por su parte ha ofrecido a Juan un contrato temporal como albañil. En esta EFA tienen que hacer unas instalaciones y “al leer que este hombre que duerme en el coche ha estado en la construcción, hemos pensado que podemos ayudarle dándole trabajo mientras dure la obra”.

Juan que en la entrevista de diario Ideal mostraba su preocupación por su situación y denunciaba con gran pesar la cantidad de gente que está como él con el fin de que se encontrara una solución para todos, expresa su gratitud en la última noticia:

“Mi mujer y yo queremos dar las gracias a todos. Es impresionante cómo la gente se está volcando con nosotros”

Esta es una de tantas buenas noticias que ocurren cada día, que nos demuestran que hay esperanza y humanidad entre todos nosotros. Si dejáramos de mirarnos tanto el ombligo y decidiéramos ayudarnos y arrimar un poco el hombro tan sólo a nuestros vecinos o incluso familiares, quizás comenzaríamos a ver en a nuestro alrededor el cambio que queremos ver en el mundo.

Desde Cuentamealgobueno decimos hoy: ¡Bravo por el ciudadano magrebí, por el empresario granadino, el matrimonio que les ha ofrecido la vivienda en Las Gabias y la EFA El Soto, pero sobre todo, bravo Eva y Juan, por ser valientes y dar la cara ante los medios, bravo también por estos medios que gracias a su trabajo han conseguido sacar a la luz y devolverle la sonrisa a esta familia. Todos tenemos algo bueno que aportar y algo bueno que contar ¡hagámoslo!!