Trae lo que ya no usas y llévate lo que necesites

Esta mañana se ha celebrado en Málaga el regalastro, una iniciativa propuesta por el 15-M consistente en llevar cosas en buen estado

regalastro

cartel del regalastro

que ya no usamos para regalar a los demás. Para ir al regalastro no hace falta llevar nada y cada uno puede coger lo que quiera.

El aspecto es el de un mercadillo tradicional con un poco menos de infraestructura, de hecho se celebra en el solar donde hasta hace unos meses se ponía el rastro de Martiricos. Decenas de personas han llegado allí con sus carritos llenos de cosas para dar a los demás: ropa, libros, películas, tazas, objetos de cocina, plantas, herramientas… Las colocaban con cuidado mientras alrededor se formaba un corrillo de gente que cogía lo que le gustaba. Las cosas más bonitas duraban poco, pero al cabo de un rato llegaba alguien con otro carrito lleno de cosas. Además, un gran número de objetos y sobre todo de ropa permanecía colocada esperando ser cogidos por alguien. Un hombre repartía “agua de nicaragua”, consistente en agua del grifo muy muy fría con limón. Según él,el agua de nicaragua solo es original si se regala.

Se respiraba un ambiente alegre y festivo, un coche con música amenizaba la mañana, los asiduos al regalastro comentaban y comparaban con regalastros anteriores, los curiosos preguntaban que donde se pagaba y quedaban sorprendidos positivamente al conocer el peculiar sistema de adquisición de productos. La intención del regalastro es crear alternativas económicas basadas en el apoyo mutuo entre las personas y fortalecer los sentimientos de generosidad, que, según uno de los participantes, son imprescindibles para construir un mundo mejor.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=4C5vHJvoFAU&feature=autoplay&list=UUpTooATapWPutkrq65qFxVA&playnext=1[/youtube]

http://www.youtube.com/watch?v=4C5vHJvoFAU&feature=autoplay&list=UUpTooATapWPutkrq65qFxVA&playnext=1

La iniciativa se celebra el primer domingo de cada mes y lleva haciéndose desde febrero

Noticia enviada por Celia González