Si se quiere, se puede… hay que tener esperanza.

La unión hace la fuerza.

El sábado 16 de junio de 2012 varios lectores y editores de Cuentamealgobueno fuimos testigos de un acontecimiento tan sorprendente como bonito y esperanzador: los familiares y amigos de una pareja de novios malagueños, Mati y Adán, les organizaron una auténtica boda sorpresa por todo lo alto, en los que ellos fueron los protagonistas.

Mati y Adán son una pareja como cualquier otra de las que atraviesan estos momentos difíciles de España, Adán ha tenido que emigrar al extranjero a buscar trabajo y Mati pronto le acompañará junto con sus tres lindos hijos. Esta situación, no les ha impedido celebrar su matrimonio, pero sí que les llevó, como tantas otras parejas hoy en día, a tomar la decisión de no organizar ninguna fiesta o banquete.

Su intención era celebrar la ceremonia civil en la intimidad con sus padres y hermanos y quizás luego tomar algo. Su forma de ser y cariño han llegado hasta el fondo de los corazones de sus familiares y amigos, quienes conscientes de la situación pensaron “esto no puede ser, tenemos que hacer algo por ellos”.

Y dicho y hecho, la hermana de la novia, una prima-hermana de la novia y la cuañada, comenzaron a movilizar a la gente, amigos de los novios, familiares de la novia y del novio usando el teléfono, Facebook y Whatsapp, en pocas semanas, sin que ellos tuvieran ninguna idea, prepararon una auténtica boda sorpresa, en la que todos han aportado algo y no ha faltado absolutamente de nada.

Todos tenemos algo bueno que aportar…

Unos tíos pusieron el jardín de su casa, que se convirtió en un auténtico salón de bodas al aire libre, en el que se distribuyeron las mesas y sillas que trajeron y montaron familiares, junto con sombrillas y toldos para protegerse del sol, algo que se agradeció porque hizo un día espléndido.

Los centros de mesa los hicieron unas primas con margaritas, ramas de ciprés y piruletas de colores; la comida y la bebida se compró y preparó entre todos los asistentes, fue abundante y exquisita; tampoco faltaron chucherías y caramelos para los niños, quienes disfrutaron de lo lindo.

El hermano del novio alquiló un coche descapotable para llevarlos y recogerlos del Ayuntamiento, que también lo decoró junto con unos amigos con flores de colores. Otra amiga de la novia la peinó, otra le hizo el ramo y entre todas prepararon un “flashmob” con la canción “Color Esperanza” de Diego Torres, una de las favoritas de Mati y que puso la guinda a un día inolvidable.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=fsJvW87rBbo[/youtube]

Ver vídeo “Coreografía de la Boda Sorpresa de Mati y Adán”

La prima-hermana le preparó una invitación muy especial, pues, al contrario de todas las bodas, en este caso, la entregó a los novios en nombre de todos los asistentes al finalizar la ceremonia en el Ayuntamiento ¡invitándolos a su propia boda!

Otra prima hizo los obsequios: unos abanicos personalizados y otro primo que es pastelero elaboró las tartas… deliciosas. El equipo de música y la mesa de mezclas lo aportó uno de sus hermanos y otro primo hizo de Dj., mezclando música durante toda la fiesta, que empezó a mediodía y se prolongó hasta la noche.

Quizás lo más importante para los novios es que prácticamente todas las personas que los quieren estuvieron presentes ese día en cuerpo y alma; todos aportaron algo y todos celebraron con ellos una verdadera fiesta por la unión de dos personas que se quieren… ¡Mati y Adán se merecen esto y mucho más!

Ayer todos nos dimos cuenta de que cuando de verdad se quiere, no hay barreras ni limitaciones, todo es posible y sobre todo, que la unión de todos basada en el cariño, hace que podamos crear algo grande, muy grande y bueno.

Si esto ha sido para organizar una gran boda, con esta energía y pensamiento constructivo podemos crear y conseguir cualquier cosa que nos propongamos.

¡Que vivan los novios!