ACNUR solicita ayuda para los 400.000 refugiados de Mali

El Comité español de ACNUR ha lanzado la campaña “Yo también tengo sed” con el fin de conseguir 1 millón de litros de agua potable para el Sahel (Mali) donde miles de refugiados han huido a campos en el desierto en Mauritania, Níger y Burkina Faso y deben afrontar su día a día sin agua potable tras el estallido de la violencia.

La grave situación lleva a los refugiados a beber agua de cualquier lugar y, desesperados, tratan de obtenerla a cualquier precio, teniendo incluso la prostitución como vía para acceder a ella. El problema aumenta si tenemos en cuenta que el agua que beben está contaminada, lo que da lugar a numerosas enfermedades diarreicas que causan la muerte de miles de niños.

Atendiendo a todo esto, el Comité español de ACNUR señala la necesidad de más pozos y más profundos, dado el agotamiento de los acuíferos de un lugar en el que tanto refugiados como trabajadores solidarios se ven bajo la amenaza de grupos armados. Es por ello que han lanzado esta campaña con la participación de rostros como el de Elena Anaya, Anne Igartiburu, Maxim Huerta y Marta Etura que se han unido para conseguir ese millón de litros de agua potable para el Sahel.