La Fundación Theodora acompaña a los niños al quirófano con una sonrisa

A través de sus historias, globos, cajas de música…consiguen distraer al pequeño de la situación por la que va a pasar 

Desde hace ya dos años, los conocidos como doctores sonrisa y a su vez miembros de la Fundación Theodora llevan a la práctica un proyecto denominado acompañamiento quirúrgico” con el objetivo de suavizar situaciones duras en los hospitales para los pacientes infantiles.

El programa consiste en convertirse en un acompañante divertido para el niño antes y después de la operación, de modo que consiguen quitarle importancia al problema que padecen y consiguen mantener la sonrisa del niño incluso después de pasar por el quirófano.

Tal es el impacto de este proyecto en la recuperación de los niños que se pretende llevar a cabo un estudio en el Hospital Gregorio Marañón para valorar científicamente su efecto.  “Estamos iniciándonos en el estudio, en el que se recogerán los signos vitales (frecuencia cardiaca, tensión arterial, saturación de oxígeno…) y la medicación que se utiliza sin ellos y con su presencia”, explica Nuria Mira, jefa del departamento de Enfermería del Hospital Materno Infantil Gregorio Marañón.

Por ahora no queda más remedio que esperar los resultados del estudio, pero según afirma Mira, cuando estos “doctores” no aparecen (acuden tres días a la semana)  los niños, las familias y el mismo personal les echa en falta. “Es bueno transmitir alegría en el mundo de los niños y que vean que hay gente que hace cosas por los demás”