50 bomberos participaron en su rescate.

Los servicios sanitarios esperan que se recupere totalmente y sin secuelas tras tanto tiempo sin respirar bajo la arena.

Lo que iba a ser una tarde de verano en la playa por poco se convierte en una tragedia, cuando el niño de 6 años, Nathan Woessnerdesapareció bajo la arena al ser tragado por un sumidero.

Los bomberos de la zona trabajando contrarreloj para salvar al pequeño

Sucedió cuando visitaba, junto al resto de su familia, el parque nacional dunar de Mt Baldy, en Indiana, el pasado viernes 12 de julio.

Los servicios de salvamento iniciaron la búsqueda del niño de inmediato, y tras cuatro horas de labores de rastreo ya pensaban que, en el mejor de los casos, tan solo podrían encontrar su cadáver.

Pero la sorpresa fue bastante más agradable, ya que el pequeño apareció inconsciente, pero con vida.

Según el parte médico ofrecido el domingo, el niño se encontraba en estado crítico en el Hospital de niños de Comer en Chicago, pero se espera que se recupere completamente.

Al parecer el niño se encontraba jugando en una zona que había sido acordonada por las autoridades, aunque sus familiares no se dieron cuenta. Sólo se percataron cuando comenzaron a escuchar sus gritos de auxilio. En un primer momento el padre, ayudado por un a igo de la familia, intentaron un primer rescate cavando en la arena, pero solo consiguieron que el cuerpo del muchacho se hundiese más.

Tras este primer intento de rescate llamaron a los servicios de emergencia. A la zona acudió un equipo de 50 bomberos que iniciaron una carrera contra reloj empleando todos los medios posibles y maquinarias especializadas en la realización de excavaciones.

Finalmente después de cuatro horas, encontraron al niño, completamente enterrado en la arena e inconsciente. Camino del hospital el muchacho recobró la conciencia. Según ha declarado el jefe de la policía de Michigan, Mark Swistek, al Daily Mail «milagrosamente el niño no ha sufrido lesiones mortales o lesiones cerebrales debidas a la falta de oxígeno». Ahora todos esperan su pronta recuperación.