Su Qixiu sobrevivió gracias al agua de la lluvia y a espigas de máiz.

Su Qixiu atrapada en el pozoUna mujer que pasó quince días en el fondo de un pozo abandonado en China, alimentándose con espigas de maíz y bebiendo agua de lluvia, fue hallada con vida, informó ayer la prensa local.

Su Qixiu, de 38 años, fue encontrada en el fondo de un pozo de un metro de diámetro y de cuatro metros de profundidad. Las paredes lisas del pozo impedían cualquier intento de escalar hacia la salida, según el «Diario de Dahe», un periódico de la provincia de Henan (centro).

Su esposo e hijas la buscaron sin éxito hasta que el lunes fue hallada por alguien que pasaba cerca del lugar. Su Qixiu sobrevivió durante más de dos semanas comiendo espigas de maíz que llevaba cuando cayó dentro del pozo y bebiendo agua de lluvia.

«Todos los días gritaba para que me rescataran y decía muchas cosas sin sentido. Estaba asustada y me sentía sin esperanzas», dijo Su con voz débil en una entrevista telefónica desde el hospital en que está internada.

Finalmente, unos habitantes de la localidad que cosechaban maíz en un campo cercano escucharon por fin sus gritos de auxilio.

La mujer estaba «extremadamente delgada», según relata este diario, que cita a uno de los bomberos que la rescató, concretando que la mujer ha perdido 15 kilos durante esa dura experiencia y ahora pesa entre 40 y 45 kilogramos.

Incapaz de hablar en el momento de su rescate, la mujer no sufría ninguna herida aparente. Trasladada al hospital, su estado es estacionario, indicó el diario. Sus dos hijas y su hijo acudieron desde Shanghai, donde trabajan, cuando se enteraron de que su madre estaba desaparecida y se encuentran junto a ella.

Fuente: prensa latina.