Alejandro consigue cumplir su sueño

Alejandro Contreras es un niño de 13 años con síndrome de Down, que como cualquier otro joven amante de los deportes juega desde 2011 en la cantera del DKV Jerez de baloncesto. Sin embargo, cuando cada sábado su equipo disputaba partidos de la Liga Provincial su entrenador no podía alinearlo porque así lo prohíbe la normativa. El problema es que al tratarse de un niño con síndrome de Down, y por sus capacidades físicas, Alejandro, que tiene 13 años, está en un equipo de niños de 10 años. Esa diferencia le impide jugar, la Federación no permitía que Alejandro jugase con su equipo en competición oficial en base a los criterios de edad que determinan las categorías.

Alejandro jugando al baloncesto

Alejandro jugando al baloncesto

Ante eso, los padres de Alejandro Contreras han luchado durante todo un año, reclamando personalmente a la Federación Andaluza de Baloncesto una oportunidad para que el niño jugase la Liga Provincial de baloncesto como todos los demás. Desesperados, crearon una petición en Change.org. Cuál fue la grata sorpresa cuando en sólo unos días consiguieron cerca de 50.000 firmas, lo que ha hecho que la Federación les haya anunciado que adaptará de inmediato su normativa para que Alejandro pueda competir. El padre de Alejandro no ha podido dejar de mostrar su gratitud y satisfacción: “Estamos muy contentos porque al fin lo hemos conseguido”.

Los padres destacan que es un paso importante no sólo para Alejandro, también para otros chicos con capacidades diferentes que quieran hacer deporte de forma normalizada. Porque a partir de ahora la Federación Andaluza de Baloncesto permitirá la práctica inclusiva del deporte para chicos con habilidades diferentes como Alejandro.

“Para nosotros, la discapacidad nunca ha sido un problema, por encima siempre vemos a la persona”, dice Francisco Contreras. “Su hermano, que es tres años mayor, juega al baloncesto y él también quería. Lo apuntamos y desde entonces ha estado haciendo deporte inclusivo, que es el que permite que personas con discapacidad y personas sin discapacidad jueguen juntos en un contexto totalmente normalizado“.

“Siempre hemos buscado el entorno más adecuado para sus habilidades. A Alejandro no le ha regalado nadie nada. Ha demostrado que tiene habilidades para jugar al baloncesto”, añade el padre de Alejandro.
[youtuber youtube=’http://www.youtube.com/watch?v=V-FWmjp6WpA’]

Los luchadores padre de Alejandro subrayan que “en Educación se están haciendo las adaptaciones necesarias. A las personas con discapacidad se les permite una repetición extraordinaria, se le quita importancia a los niveles de edad y se adapta a los cognitivos. ¿Por qué en el deporte no podíamos hacerlo? Al fin y al cabo el deporte es un aspecto más de la vida. El deporte no sólo es competir, tiene otra serie de valores”. 

La bonita historia de superación, coraje y justicia social. Alejandro podrá jugar al baloncesto y nosotros aprenderemos con él los firmes y esenciales valores del día a día.

Fuentes: