• Cuanta más fruta come una persona, más disminuye la probabilidad de sufrir cardiopatía isquémica o accidente cerebrovascular.
  • Quienes comen más fruta tienen una presión sanguínea mucho más baja.
  • Los consumidores diarios de fruta reducen un 32% su riesgo general de muerte.

De acuerdo con una investigación realizada en la Universidad de Oxford, el consumo diario de frutas reduce el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares (ECV) hasta en un 40%, incluyendo la cardiopatía isquémica y el accidente cerebrovascular, es la principal causa de muerte en el mundo.

el consumo diario de frutas reduce el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares (ECV) hasta en un 40%. Foto: Jason Paluck

el consumo diario de frutas reduce el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares (ECV) hasta en un 40%. Foto: Jason Paluck

Los resultados proceden de un estudio realizado durante siete años en medio millón de personas en el ‘China Kadoorie Biobank’, que demuestran que cuanta más fruta comieron, mayor fue la disminución de enfermedades del corazón. “Nuestros datos muestra claramente que comer fruta fresca puede reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares, incluyendo ataques al corazón e infartos cerebrovasculares”. Afirma la Dra. Huaidong Du.

Según la doctora, “mejorar la dieta y el estilo de vida es fundamental para rebajar el riesgo de enfermedad cardiovascular en la población general”.

El estudio incluyó a 451.681 participantes sin antecedentes de ECV y sin tratamiento antihipertensivo de diez áreas diferentes de China, cinco rurales y cinco urbanas. Durante el periodo de seguimiento de siete años, hubo 19.300 casos de CI y 19.689 accidente cerebrovascular (14.688 isquémicos y 3.562 hemorrágicos). Aproximadamente, el 18% de los participantes consumía fruta diariamente y el 6,3%, nunca tomaba fruta. La cantidad media de fruta consumida por los consumidores diarios fue de 1,5 porciones (alredecor de 150 gramos).

Los científicos descubrieron que en comparación con los individuos que nunca comieron fruta, los que sí la tomaron diariamente redujeron su riesgo de ECV entre un 25 y un 40% (en torno al 15% de CI, alrededor del 25% para el ictus isquémico y un 40% para el accidente cerebrovascular hemorrágico). Se observó una relación dosis-respuesta entre la frecuencia de consumo de frutas y el riesgo de enfermedades cardiovasculares.

“Nuestros datos muestran claramente que el consumo de fruta fresca puede reducir el riesgo de enfermedad cardiovascular, incluyendo la enfermedad isquémica del corazón y los accidentes cerebrovasculares (la apoplejía hemorrágica en particular) Y no sólo eso, sino que cuanto más fruta se come, más disminuye el riesgo de ECV, lo que sugiere que comer más fruta es más beneficioso que comer poca o ninguna pieza de fruta”, resume Du.

Más fruta, mejor presión sanguínea.

Los investigadores también vieron que las personas que consumían más fruta a menudo tenían una presión sanguínea significativamente más baja. Comer diariamente frutas se asoció con una presión sistólica/diástolica de 3,4/4,1 mmHg más baja en comparación con quienes no toman nunca fruta.

En un análisis separado, los expertos examinaron la asociación del consumo de la fruta con la mortalidad total y la mortalidad cardiovascular en más de 61.000 pacientes del ‘China Kadoorie Biobank’ que tenían ECV o hipertensión al comienzo del estudio.  Encontraron que, en comparación con aquellos que nunca comen fruta, los consumidores diarios de fruta redujeron su riesgo general de muerte en un 32% y sus probabilidades de morir por cardiopatía isquémica en un 27% y por accidente cerebrovascular, en un 40%.

Zhengming Chen, investigador principal de ‘China Kadoorie Biobank’, afirma que “muchas poblaciones occidentales han experimentado una rápida disminución de la mortalidad por ECV durante las últimas décadas, especialmente por accidente cerebrovascular desde principios de 1950, por razones que aún no se explican completamente. Mejorar la ingesta de fruta fresca puede haber contribuido de manera importante a la disminución”.

Los científicos concluyen: “Nuestros resultados muestran el beneficio de comer fruta en la población general sana y en pacientes con enfermedades cardiovasculares e hipertensión. El consumo de frutas es una manera efectiva de reducir el riesgo de ECV y no debe ser considerado sólo como algo que ‘podría ser útil’.

Fuente: European Society of Cardiology.