La Capa de Ozono, protectora de la vida en la Tierra de los rayos ultravioletas provenientes del Sol, comienza a recuperarse tras años de continua reducción.

Evolución del agujero de la capa de ozono.

La comunidad científica agradece ver por fin el fruto del veto global impuesto a los clorofluorocarburos (CFC), sustancias usadas en equipos de refrigeración y aerosoles, entre otros.

Los autores del informe, publicado el mes pasado por el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) y la Organización Meteorológica Mundial, señalan que el mismo nivel de urgencia y unión de la acción internacional en este éxito ambiental debería dirigirse ahora a abordar el cambio climático en el planeta, que provoca la indiscriminada emisión a la atmósfera de gases contaminantes de efecto invernadero.

Según el PNUMA gracias al Protocolo de Montreal de 1987, que prohibió los químicos dañinos para la Capa de Ozono, se evitarán para el año 2030 dos millones de casos anuales de cáncer de piel.

Fuente: +Verde.