El  “nanoscopio”.

Científicos del Instituto Max Planck de Alemania han desarrollado un sistema de microscopía para sistemas nanométricos, que permite analizar partículas individuales. El “nanoscopio” multiplica por 1.000 la resolución de los microscopios convencionales.

20150722-1

«Nuestro enfoque es atrapar la luz utilizada para obtener imágenes en el interior de un resonador óptico, donde circula decenas de miles de veces. Esto mejora la interacción entre la luz y la muestra, y la señal se convierte en fácil de medir», explica David Hunger, uno de los científicos que trabajan en el experimento.

«En un microscopio ordinario, la señal podría ser sólo una millonésima parte de la potencia de entrada, que es difícilmente mensurable. Debido al resonador, la señal se multiplica por un factor de 50.000».

En el microscopio construido por David Hunger y su equipo, un lado del resonador está hecho de un espejo plano que sirve al mismo tiempo como soporte de las nanopartículas objeto de la investigación. La contraparte es un espejo fuertemente curvado en el extremo de una fibra óptica.

La luz láser se acopla en el resonador a través de esa fibra. El espejo plano se mueve punto por punto con respecto a la fibra con el fin de llevar paso a paso las partículas a su foco.

Al mismo tiempo, la distancia entre ambos espejos se ajusta de tal manera que la condición para la aparición de modos de resonancia se cumple. Esto requiere una precisión en el rango de picómetros.

Fuente: iies, más información en la Web del Instituto Max Planck.