Ha salvado la vida a dos millones de bebés.

Su sangre tiene unos extraños anticuerpos y lleva donándola durante más de 60 años.

James Harrison es un hombre de 78 años de edad que un buen día se dirigió a un centro de donación en Australia porque estaba dispuesto a donar su sangre. Lo que no sabía es que gracias a su gesto, 60 años después, iba a haber salvado la vida de dos millones de bebés.

20150728-1

Con sus donaciones semanales a la Cruz Roja Australiana durante 60 años, James ha más que pagado las posibles «deudas» que pudiera tener con la vida, y se ha ganado el apodo de «El hombre del brazo de oro».

Enfermedad del Rh.

En la década de 1960, miles de recién nacidos en Australia nacieron con la enfermedad del Rh, una enfermedad sanguínea que se da durante el embarazo entre la madre y el bebé cuando el factor de la madre es Rh NEGATIVO y el del bebé Rh POSITIVO.

El problema suele darse en algún momento que los glóbulos rojos de ambas sangres se mezclen, como por ejemplo: durante un aborto, una caída, o durante un examen pre-natal. Así también puede presentarse durante el parto, cuando la placenta se desprende.

El sistema inmunitario de la madre detecta a los glóbulos rojos del bebé como extraños y desarrolla anticuerpos para combatir y destruir esas células que no son propias de su cuerpo. En este caso el sistema inmunitario guarda esos anticuerpos por futuras apariciones de esas “extrañas” células, inclusive en un embarazo posterior; eso indica que el factor Rh de la madre se ha sensibilizado.

Las complicaciones más comunes que suelen suceder con el feto y/o el bebé atribuidas a esta enfermedad son anemia, ictericia, hidropesía fetal. Después del nacimiento, los problemas pueden seguir, dado que hay probabilidades que se sigan destruyendo glóbulos rojos.

La sangre de Harrison, esperanza para millones de bebés.

Se descubrió que la sangre de Harrison poseía un anticuerpo poco común que puede prevenir la enfermedad y científicos trabajaron con él para crear un fármaco inyectable llamado Anti-D.

La Cruz Roja afirma que las donaciones de Harrison han salvado la vida de 2,4 millones de bebés… ¡incluyendo la de su propio nieto!.

Los investigadores nunca hubieran encontrado a James si no hubiera sido por la donación de sangre que hizo cuando cumplió 18 años de edad.

Harrison, que vive en la costa central de Australia, decidió donar sangre porque gracias a la transfusión de sangre, salvó su vida cuatro años antes¡, al necesitar más de 12 litros de sangre durante la cirugía de pulmón.

 

Fuentes: Good News Network, Wikipedia.