La justicia es ciega.

La organización protectora de animales Michigan Humane Society recibió a un perro llamado “Mikey” que padecía un severo glaucoma y un gran dolor en los ojos.

Pronto tuvieron que amputarle ambos ojos para que dejara de padecer tanto y, tras someterlo a cirugía, su vida dio un giro para mejor.

Sabrina Johnson es una juez de distrito que conectó con esta organización y se enteró del caso de Mikey, el perrito ciego sin hogar.

20150715-1-2

Cuando Johnson y Mikey se conocieron por primera vez, fue como un amor a primera vista, al menos para Sabrina, quien afirma que el perrillo se parece mucho a ella: «Le encanta correr, le encanta comer y le encanta relajarse. Así que es muy parecido a mí».

Vídeo: Justice is Blind –

[youtuber youtube=’http://www.youtube.com/watch?v=nbPptdiDoU0′]

Lo especial y curioso del caso es que Mikey también va a trabajar a lo juzgados con Sabrina, quien lo muestra orgullosa en sus brazos y explica que allí hace nuevos amigos.

20150715-1-1

«Cuando la gente lo conoce, “se derriten”. He visto a agentes de policía muy rudos que lo abrazan con sus manos y lo ponen en sus rodillas, sólo para jugar con él», dijo Johnson. «Él ilumina el día de cualquiera».

20150715-1-3

Mikey tiene ahora dos años de edad y se ha recuperado completamente de la cirugía.

«Yo lo rescaté a él, y realmente él fue quien me rescató a mí», dijo Johnson. «Es el amor de mi vida».

La buena noticia la hemos encontrado en Hooplaha.com.