Cada vez más gente sustituye la leche de vaca por leche de soja, arroz, avena, etc., tanto para prepararse el café, té, los cereales o para beberla sola.

Entre los motivos por los que la gente comienza a elegir este tipo de bebidas están tanto la salud personal como la toma de conciencia de la situación de explotación en la que muchos animales se encuentran en las granjas de explotación industrial.

En nuestras manos está lograr cambiar esta situación, bien sea consumiendo leche de procedencia responsable o cambiándola por este tipo de bebidas vegetales, que cada vez son más fáciles de conseguir en la mayoría de los supermercados y que también podemos preparar en casa.

Las denominadas «leches vegetales» contienen gran concentración de vitaminas , minerales, calcio y ácidos grasos esenciales. En refrigeración, la mayoría se conservan de 2 a 3 días (48 a 72 horas).

Veremos la preparación de 5 leches vegetales: de almendra, avena, arroz, semillas de girasol y coco.

20150801-2

1. Leche de Almendra.

Ingredientes:

  • 1 taza de almendras, peladas y remojadas previamente durante 8 horas. El remojo las activa y duplica el contenido de minerales y calcio.
  • 1 litro de agua.
  • 1 cucharadita de vainilla (opcional)

Endulzar con: Miel de agave, piloncillo o azúcar moscabado.

Receta:

Licuar las almendras con el litro de agua,  agregar el resto de los ingredientes, el endulzante de elección agregarlo hasta el termino de la elaboración, esto dependiendo en lo que se desee aprovechar el sobrante de la almendra. Enseguida colar con un colador fino, manta cielo o gasa. Una vez listo, guardar en el refrigerador.
Tip: Con el sobrante de almendra puedes hacer galletas, quesos vegetales, trufas, etc.

2. Leche de Avena.

Ingredientes:

  • 8 cucharadas soperas de avena.
    1 litro de agua.
    1 cucharada de aceite de oliva extra virgen (opcional)
    1/2 cucharadita de vainilla.
    Canela.

Endulzar con: 2 cucharadas de miel de agave, dátiles sin hueso, azúcar moscabado o piloncillo.

Receta:

Se recomienda moler primero la avena en la licuadora en seco, después ir incorporando el agua con el resto de los ingredientes. Puedes endulzar si lo prefieres hasta terminar el proceso.

Colar perfectamente con un colador fino, gasa o manta cielo.

La leche debe refrigerarse una vez elaborada.

Consejo: El sobrante de la avena puedes usarlo para hacer galletas o trufas.

3. Leche de Arroz.

Ingredientes:

  • 1 taza de arroz (preferentemente integral)
  • 4 tazas de agua.
  • Vainilla (esencia)
  • Canela (opcional)

Endulzar con: piloncillo, azúcar moscabado o miel de agave.

Receta:

Remojar el arroz en las 4 tazas de agua durante la noche.

En la licuadora vierte el arroz en remojo con su agua más 1 taza de agua (puedes agregar agua dependiendo el gusto de espesor). Agrega la vainilla y algún endulzante de tu elección.

Después de licuar, hay que colar con una manta cielo o gasa.

Esta leche de arroz puedes ponerla a hervir con la canela, dejar enfriar y refrigerar.

4. Leche de Semillas de Girasol.

Ingredientes:

  • 2 tazas de semillas de girasol.
  • 6 tazas de agua.
  • Esencia de vainilla

Endulzar con: piloncillo, azúcar moscabado o miel de agave.

Receta:

Dejar en remojo las semillas durante la noche en 2 tazas de agua, al siguiente día enjuagar las semillas y tirar el agua del remojo.

Incorporar las semillas a la licuadora con el resto de las 4 tazas de agua restantes, agregar la vainilla y el endulzante de tu elección.

Licuar todos los ingredientes hasta lograr una mezcla homogénea.

Colar con la ayuda de una manta cielo, gasa o  un colador fino.

Consejo: El sobrante de las semillas de girasol puedes usarlo para elaborar queso vegetal, si es así, endulza hasta el final de la elaboración de tu leche.

5. Leche de Coco.

Ingredientes:

  • 2 tazas de coco natural (se puede sustituir por coco rallado sin azúcar)
  • 3 tazas de agua.

Receta:

Licuar el coco agregando las tazas de agua, hasta lograr una mezcla homogénea.  No es necesario agregar endulzantes, debido a su rico contenido en azúcares naturales. Colar en manta cielo o gasa.

Consejo: El sobrante del coco puedes reservarlo para usar en decoración de repostería, mezclar en elaboración de galletas, etc.

Fuente: Igualdad Animal.