Este niño de cristal, con fortaleza y optimismo, quiere cambiar el mundo

Robby Novak, conocido como el ‘niño presidente’, es todo un fenómeno en la red. Con tan sólo nueve años lanzó al mundo un emotivo discurso que ya ha alcanzado los corazones de más treinta y seis millones de usuarios.

20150823-2

Este pequeño que luce como un presidente del Gobierno arrasa en Internet con su carisma y simpatía, pero sobre todo con sus palabras llenas de entusiasmo, vitalidad y optimismo. Todo empezó con un vídeo casero y ahora es un auténtico fenómeno mundial. Robby  ya cuenta con una propia página web: Kid President, y un canal de Youtube con millones de visitas.

Del ‘niño presidente’ asombra su madurez, su sabiduría, su energía y su actitud positiva. Aún más al saber que Robby padece la enfermedad de los huesos de cristal. A pesar de que su historial médico: setenta huesos rotos y trece operaciones, a Robby nada le detiene.

-Vídeo: El niño presidente-

[youtuber youtube=’http://www.youtube.com/watch?v=PGhM80EifMM’]

Entre baile y baile, Robby se dirige al mundo con una arrolladora personalidad que muchos líderes mundiales envidiarían. Enfundado en su traje de chaqueta, el pequeño ‘niño presidente’ lo tiene claro: quiere mejorar el mundo. 

Entre algunos de sus motivadores videomeetings destacan:20 cosas que deberíamos decir más a menudo“; “Una charla motivadora para profesores y estudiantes“; “Cómo cambiar el mundo“; “10 cosas que toda madre necesita conocer” y muchos más

-Vídeo: Robby el niño de cristal con maneras de presidente-

[youtuber youtube=’http://www.youtube.com/watch?v=MA0a55VcX8w’]

A pesar de su corta edad, Robby Novak, el ‘niño presidente’, está decidido a hacer de este mundo un lugar mejor. Para ello, quiere animar a todos con sus entusiastas palabras llenas de energía y optimismo. Robby es un claro ejemplo de que, no importan las dificultades, con una actitud positiva todo puede conseguirse.

¡Ojalá el mundo se llenase de pequeños ‘niños presidentes’! 

Nacimos para ser impresionantes. Hagámoslo. Yo no lo sé todo, sólo soy un niño. Pero sí sé esto: es deber de todos el dar al mundo una razón para bailar. Así que ponte en marcha.