Realizado con éxito el trasplante de cara más difícil del mundo

A diario, la ciencia no deja de sorprendernos. El último gran logro ha sido el trasplante de cara más difícil del mundo. Un equipo médico de Nueva York ha sido el encargado de realizar el trasplante de rostro más complejo jamás realizado hasta la fecha, según ha informado el NYU Langone Medical Center.

El paciente, Patrick Hardison, un estadounidense de 41 años, necesitaba injertos en el rostro, el cráneo y parte del cuello. Después de haber superado 71 operaciones y tras 26 horas en quirófano fue posible reimplantarle los tejidos de un joven donante que murió en un accidente de bicicleta en Brooklyn.

20151119-1-1

El equipo de profesionales encargado de esta proeza de la medicina ha estado dirigido por el médico Eduardo Rodríguez, el mismo doctor cubanoamericano que realizó en Francia hace diez años el primer trasplante de cara de la historia.

Patrick Hardison trabajaba como bombero voluntario cuando sufrió quemaduras de tercer grado hace catorce años. El hombre entró en una vieja casa en llamas en busca de una mujer, y el techo de la vivienda se derrumbó cuando él estaba debajo. Aunque en un primer momento, se le realizó un trasplante con tejidos de sus propias piernas, acabó perdiendo las orejas, los labios, gran parte de su nariz y los ojos.

En declaraciones a los medios, el doctor Rodríguez explicó que antes del verano Hardison “se había quedado prácticamente ciego”. “Su cara era solamente una cicatriz gigantesca”, recordó el cirujano. Sin embargo, tras esta exitosa intervención el paciente podrá recuperar la visión. 

El doctor Rodríguez ha destacado que, sobre su rehabilitación, el paciente lo está llevando bien. Para el equipo médico ha sido muy satisfactorio saber que Hardison pudo ir hace unos días a un centro comercial de Nueva York sin acaparar las miradas de todo el mundo. “Antes se me quedaba mirando todo el mundo y ahora soy un tipo que pasa desapercibido”, declaró el paciente.

El desarrollo de la ciencia, el avance imparable de la medicina, ha ofrecido a Hardison una segunda oportunidad sobre la que construir una nueva vida. 

Fuente:

elconfidencial.com