Reflexiones del Dr. Nelson Torres.

Doctor en Psiquiatría (UCV) y experto en Psico-neuro-inmunolinguistica PNL.

20160417-3El cuerpo se expresa por sintomatología, que es ni más ni menos una serie de síntomas por los que nos dice claramente que está pasando a nivel emocional.

Ante dolores repetitivos y baja de defensas constante, es importante revisar que está pasando a nivel emocional.

Cuando los síntomas se presentan de forma repetitiva, donde aún ante diagnóstico y bien medicadas, los síntomas aparecen y pueden lograr que quiénes los sufren pasen momentos de malestar y distimia (alteración del estado de ánimo que tiene los siguientes síntomas: Altibajos del estado de ánimo, con tendencia al estado de ánimo irritable o deprimido) .

Aquí algunas pistas de las emociones que pueden existir tras algunas de estas molestias y dolores físicos…

Dolor de garganta.

Cuando duele la garganta, a nivel de síntomas, es importante revisar qué es lo que se está dejando de decir, de aclarar, de pedir.

Dolor y ardores de estómago.

Dolor de estómago, con ardor. Revisar qué estás guardando en cuanto a sentimientos y emociones, qué enojo o recelo no estás dejando fluir. Qué situaciones se están evitando, qué está “comiéndote” emocionalmente, qué te provoca dolor y malestar.

Dolor de cabeza.

Dolores de cabeza: revisa la manera en que estás en tu presente, ¿es lo que quieres vivir?, si te encuentras en dónde y con quien deseas, de no ser así, ¿que deseas hacer?, con la regla de “no dañaras, pero sí te harás caso”.

Molestias en órganos sexuales.

Molestias en órganos sexuales, este síntoma es muy interesante ya que ante relaciones con dolor emocional, por infidelidades, malos tratos, poca valoración o baja autoestima, éste es el lenguaje que el cuerpo adopta para que se le tome en cuenta.

Revisar cómo están funcionando las relaciones en pareja, la relación contigo mismo/a, de aprecio, respeto, o de abandono y desamparo de ti mismo/a, carente de autoapoyo.

Dolor de espalda, cuello y hombros.

Dolor de espalda, rigidez, músculos adoloridos desde el cuello hasta los hombros: generalmente revelan mala posición al dormir o sentarse, pero también es el reclamo del organismo ante una gran cantidad de emociones contenidas, de miedos y preocupaciones que no son enfrentadas de forma directa.

Falta de líbido.

La falta de libido, cuando está baja, se presenta en una pareja sana como parte de una forma inadecuada de comunicarse, de violentarse, en pareja, un caos de emociones y sentimientos. Este padecimiento ocupa un lugar muy importante en las parejas que acuden a terapia de pareja.

Reconocer, perdonar, recorrer la historia de vida juntos, lo que se ha logrado y lo que se ha ido quedando bloqueado, es parte de la cura hacia el recuperar del deseo.

Relación entre cuerpo, emociones y mente…

En muchas técnicas desde el yoga, hasta la medicina de renovación celular, pasando por la bioquímica corporal y cerebral, la psicología del comportamiento, sin faltar la Gestalt. Todas han llegado desde diferentes ópticas a encontrar científicamente, que la mente (emociones) y el cuerpo (fisiología) van directamente relacionadas y se afectan de formas muy poderosas, de ahí la cita de las Sátiras de Juvenal:

Mens sāna in corpore sānō.

Realmente nuestro cuerpo grita, lo que no sabemos cómo decir y preferimos callar y almacenar “para después”, aunque eso sea la causa de enfermarnos gravemente.

Así se ven personas con cánceres y enfermedades degenerativas poseedoras de una vida saturada de estrés, dolor emocional y incapacidad de hablar o enfrentar sus problemas de forma sana y equilibrada, generalmente es a gritos o en silencio.

La enfermedad es un conflicto entre la personalidad y el alma (Bach)

Muchas veces…

El resfrío “chorrea”, cuando el cuerpo no llora.
El dolor de garganta “tapona”, cuando no es posible comunicar las aflicciones.
El estómago arde, cuando las rabias no consiguen salir.
La diabetes invade, cuando la soledad duele.
El cuerpo engorda, cuando la insatisfacción aprieta.
El dolor de cabeza deprime, cuando las dudas aumentan.
El corazón afloja, cuando el sentido de la vida parece terminar.
La alergia aparece, cuando el perfeccionismo está intolerable.
Las uñas se quiebran, cuando las defensas están amenazadas.
El pecho aprieta, cuando el orgullo esclaviza.
La presión sube, cuando el miedo aprisiona.
Las neurosis paralizan, cuando el niño interior tiraniza.
La fiebre calienta, cuando las defensas explotan las fronteras de la inmunidad.
Las rodillas duelen, cuando tu orgullo no se doblega.
El cáncer aparece cuando no perdonas y mata cuando te cansas de “vivir”.

¿Y tus dolores callados? ¿Cómo hablan en tu cuerpo?

La enfermedad no es mala, te avisa que te estas equivocando de camino.

El camino a la felicidad no es recto. Existen curvas llamadas equivocaciones, existen semáforos llamados amigos, luces de precaución llamadas familia, y todo se logra si tienes: una llanta de repuesto llamada decisión, un potente motor llamado amor, un buen seguro llamado confiar,abundante combustible llamado paciencia, pero sobre todo un experto conductor llamado Tú mismo.

Gracias a Mariví de Málaga, por compartirlo con los lectores de Cuentamealgobueno.com.

Fotografía de trying2.