D.E.P. Edhi…

El creador del mayor “imperio” solidario de Pakistán.

«Mi ambulancia es más musulmana que tú».

20160719-3-fallece-Abdul-Sattar-EdhiAgustí, lector de Cuentamealgobueno de Barcelona, nos informa del reciente fallecimiento de una gran y positiva personaAbdul Sattar Edhi, quien dejó todo para iniciar una organización benéfica dedicada a mejorar las vidas de los pobres en Pakistán.

Abdul Sattar Edhi (en memoni y en urdu, : عبدالستار ایدھی‎) fue un prominente filántropo, activista social, asceta y humanitario pakistaní. Fue el fundador de la Fundación Edhi en Pakistán y su director durante seis décadas.

La fundación posee y opera un servicio de ambulancias, asilos, orfanatos, clínicas, refugios para mujeres, cocinas y centros de rehabilitación para adictos y enfermos a través del país, habiéndose convertido en en la organización solidaria más grande del Pakistan, contribuyendo a “tapar los huecos” que los servicios estatales no proporcionan.

20160719-3-Abdul-Sattar-Edhi-una-vida-ayudando-a-los-demas-3

Edhi falleció el pasado 8 de julio a los 88 años en un hospital de la ciudad de Karachi al borde de la medianoche. «Quería ser enterrado con la misma ropa que solía vestir. También quería donar sus órganos», dijo su hijo Faisal Edhi en el hospital donde falleció el filántropo, de acuerdo con el diario Dawn.

El primer ministro paquistaní, Nawaz Sharif, anunció un día de luto nacional y la concesión póstuma de la condecoración Nishan-i-Imtiaz, el mayor honor que puede recibir un civil en Pakistán.

«Hay pocos hombres que han hecho tanto bien y marcado tanto la diferencia en la vida y la subsistencia de los paquistaníes como Abdul Sattar Edhi», afirmó Sharif en un comunicado.

Un legendario trabajador de la caridad conocido por su ascetismo…

Nacido en una familia de comerciantes en el estado indio de Gujarat en 1928, Edhi llegó a Pakistán en 1947, tras la partición del subcontinente. La incapacidad del Gobierno para ayudar a su madre, paralizada y con problemas mentales, supuso un punto de inflexión en la vida del que se convertiría en el mayor filántropo del país.

Lleno de idealismo y sin apenas medios, Edhi abrió su primera clínica en Karachi en 1951, semilla de lo que se convertiría en un imperio solidario compuesto por salas de maternidad, orfanatos, morgues, casas para los ancianos y hospitales.

20160719-3-Abdul-Sattar-Edhi-una-vida-ayudando-a-los-demas-1

Se le consideraba un hombre humilde. No tenía un salario de su organización y vivía en un apartamento de dos dormitorios sobre su clínica en Karachi. Un aura de ascetismo rodeaba a Edhi, que solo tenía dos mudas de ropa y dormía en una habitación sin ventanas y apenas muebles en las oficinas de su fundación.

Edhi era considerado un “santo viviente”, una especie de Madre Teresa por socorrer a los necesitados sin hacer distinciones y por su estilo de vida ascético.

20160719-3-Abdul-Sattar-Edhi-una-vida-ayudando-a-los-demas-2

Múltiples reconocimientos.

Fue propuesto para un premio Nóbel de la Paz por el primer ministro de Pakistán tras más de 30.000 firmas encabezadas por Ziauddin Yousafzai, el padre de Malala Yousafzai. The Guardian le llamó «un legendario trabajador de la caridad conocido por su ascetismo». Se le llamó también «el mayor humanitario vivo en el mundo» en un artículo de 2013 del The Huffington Post.

20160719-3-Abdul-Sattar-Edhi-una-vida-ayudando-a-los-demas-6

Junto con su mujer, Bilquis Edhi, recibió en 1986 el Premio Ramón Magsaysay al Servicio Público. Recibió también el Premio Lenin de la Paz y el Premio Balzan. En 2006, el Instituto de Administración de Empresas de Pakistán le confirió un doctorado honoris causa.

En septiembre de 2010, Edhi también obtuvo un doctorado honorario de la Universidad de Bedfordshire. En 1989 Edhi recibió el Nishan-e-Imtiaz del Gobierno de Pakistán. El 1 de enero de 2014, Edhi fue elegido Persona del año 2013 por los lectores de The Express Tribune.

20160719-3-Abdul-Sattar-Edhi-una-vida-ayudando-a-los-demas-4

 

El mayor símbolo de la Fundación Edhi son las 1.500 ambulancias que rápida y eficazmente llegan a los escenarios de los abundantes ataques terroristas que sufre el país.

En un país dividido por la violencia religiosa y el maltrato a las minorías cristianas e hindúes, el filántropo no hacía distinciones a la hora de socorrer a los necesitados.

20160719-3-Abdul-Sattar-Edhi-una-vida-ayudando-a-los-demas-5

«Mi ambulancia es más musulmana que tú», respondió en una ocasión a la pregunta de por qué ayudaba a las minorías.