Biólogos y miembros de la Prefectura Naval argentina lograron liberar a una ballena jorobada de unos nueve metros de longitud que había encallado el pasado viernes en la playa del Tuyú, en la costa de la provincia de Buenos Aires.

20160719-2-rescatan-ballena-argentina-1

Según informó la Prefectura Naval, el animal pudo ser liberado cuando subió la marea, tras horas de trabajo de integrantes de la fuerza guardacostas y expertos de la fundación Mundo Marino para mantener con vida a la ballena.

 

El animal, que volvió aguas adentro, había quedado atrapado en un banco de arena en una playa del Mar del Tuyú, una zona costera de la provincia bonaerense, al sur de la capital argentina.

Se trataba de una ballena jorobada, de unos nueve metros de largo y que podría pesar hasta ocho toneladas.

Para poder rescatarla, aprovecharon la subida de la marea para facilitar que el animal regresara aguas adentro.

Noticia con sabor agridulce…

Justamente hoy, unos días después de la buena noticia, desde la fundación Mundo Marino han informado que lamentablemente, el cetáceo falleció aguas adentro.

20160719-2-rescatan-ballena-argentina-2

«Luego de que la ballena varada en Mar del Tuyú lograra desencallar gracias al trabajo en conjunto de profesionales, tanto la Fundación Mundo Marino como Prefectura Naval Argentina comenzaron a realizar monitoreos en la playa desde el día de ayer hasta hoy.  Tal como habíamos anticipado, era muy probable que la ballena jorobada hubiera varado por tener algún tipo de afección o enfermedad, fue por esa razón que ambos equipos intentaron rastrear al ejemplar para observar su evolución».

Lamentablemente, los miembros de la fundación no habían tenido novedades hasta el día de hoy, cuando finalmente se halló al animal sin vida en la costa de Mar del Tuyú.

A pesar del triste final de la ballena jorobada, es loable resaltar que muy pocas veces se ha logrado conseguir que un animal de este porte desencalle. «Esta experiencia de rescate nos ha brindado la oportunidad de adquirir mayor conocimiento para seguir actuando en casos similares».

Un ejemplo reciente de reinserción fue el de “Tuki”, una falsa orca que en agosto del año pasado fue rescatada por esta organización, rehabilitada y reinsertada al mar con éxito, debido a que se conjugaron favorablemente las condiciones necesarias: se trataba de un animal adulto, que se recuperó en tan sólo 23 días.

«Cuando animales enfermos o varados ingresan a nuestro Centro se le realizan análisis exhaustivos con profesional idóneo y experimentado que puede detectar la afección, en caso de que el animal siguiera con vida, para proveer el tratamiento más adecuado. En esta oportunidad, debido al gran tamaño y peso de la ballena jorobada resultó imposible trasladarla a nuestro Centro de Rescate y Rehabilitación».

En cualquier caso felicitaciones a todas las personas que hicieron posible el bello gesto de devolver al gigantesco animal al mar, donde terminó sus días.

La buena noticia la hemos encontrado en la Web de nuestros amigos de +Verde y completado con la información de última hora de Fundación Mar Marino.