Nuevo avance en la defensa de los derechos animales.

Viena es un referente internacional, tanto como por su historia y cultura siempre ligada a la música clásica, como por su sociedad; quien haya tenido la oportunidad de pasear por las calles de esta hermosa ciudad puede dar buen ejemplo de ello. Sin embargo llama la atención que en una ciudad como como ésta, aún quedaran “atracciones” infantiles como un antiguo carrusel impulsado por ponys.

Fr. Groschopf, encargada del tiovivo posa con uno de los ponys que serán liberados junto a Indra Kley, directora de la delegación austriaca de la ONG Vier Pfoten.

Fr. Groschopf, encargada del tiovivo posa con uno de los ponys que serán liberados junto a Indra Kley, directora de la delegación austriaca de la ONG Vier Pfoten.

 

Afortunadamente, el Ayuntamiento escuchó las denuncias que ha realizado la ONG defensora de los animales Vier Profen, que ha ratificado que esta atracción «no es acorde a los tiempos que corren», a pesar de que cuenta con los permisos en regla.

El tiovivo antes de su clausura. Los ponys dejarán por fin de dar vueltas sin parar.

El tiovivo antes de su clausura. Los ponys dejarán por fin de dar vueltas sin parar.

Así, esta asociación animalista ha conseguido que hace unos días echara el cierre del tiovivo más antiguo de Viena, llamado «1. WIENER PONNY-CAROUSSEL», que estaba ubicado en el parque de atracciones Prater y que pone fin al cautiverio animal después de 129 años.

Los ponys de este carrusel dejarán de dar vueltas sin parar y ahora podrán correr líbremente en los diferentes santuarios animales a los que se les van a mandar. «La respuesta en los medios sociales es enorme», informan desde la ONG.

«Hemos recibido numerosas ofertas para alojar a los ponys, estamos abrumados por el gran interés y la respuesta positiva a muchos que hemos recibido desde ayer en todos los canales», explica Indra Kley, Directora de Vier Pfoten Austria.

 

La empresa dueña del carrusel planea renovar la atracción y abrirla de nuevo pero ya con un sistema mecánico de tracción.

¿Cuántos tiovivos con ponys quedan aún en España? ¿Qué podemos hacer para poner fin al negocio del cautiverio animal? Por lo pronto, los que tenemos hijos y queremos tomar partida activa en el asunto, no montarlos en estas atracciones y explicar a los demás nuestros motivos. Llegará también el día en que anunciemos el fin de estas conductas en nuestro país, hasta entonces, seguimos informando de avances en esta materia en Cuentamealgobueno 🙂

Más información en Vier Pfoten.