Una start-up está creando auténtico cuero en el laboratorio sin que muera ningún animal.

Desde la ONG Igualdad Animal, nos informan de un interesante proyecto empresarial que quizás sea el pistoletazo de salida para que en pocos años podamos comprar textiles que tengan la apariencia y el tacto del cuero, pero que sean cultivados en laboratorio.

Muestras de cuero creado a partir de colágeno por la empresa Modern Meadow.

Muestras de cuero creado a partir de colágeno por la empresa Modern Meadow.

La start-up neoyorquina Modern Meadow es la responsable de esta buena idea, que consiste en “cultivar” piel a partir de proteína de colágeno, de manera que ningún animal morirá en el proceso.

El mercado internacional del cuero es una industria que genera 88.000 millones de euros al año, además de productos de deshecho altamente tóxicos y muertes animales. Modern Meadow pretende satisfacer la demanda de este material eliminando la contaminación y el sufrimiento.

La era de la biofabricación.

«Cultivamos cuero utilizando la biotecnología. La idea de textiles desarrollados con bioengeniería es prometedora. Si piensas en el siglo XX como el de textiles salidos de la industria petroquímica, como la lycra y el nylon, el siglo XXI es el de la biotecnología», explicaba a la prestigiosa revista Forbes Suzanne Lee, Directora del departamento creativo en Modern Meadow.

20160825-3-biofabricacion-piel

«La base de nuestros textiles son materiales como los que crean organismo vivos en la naturaleza, pero que ahora nosotros tenemos la capacidad de diseñar en el laboratorio con características que los mejoran para su uso comercial».

20160825-3-biofabricacion-piel

¿Cómo fabrican la piel?

20160825-3-proceso-fabricacion-cuero-colagenoEl proceso que llevan a cabo en esta joven empresa es el siguiente:

  1. Tomar pares de bases de ADN, la molécula que contiene las instrucciones sobre cómo un funciona organismo, como si fuera el «código del software».
  2. Cortar y reemplazar con nuevos pares de bases para crear nuevas hebras únicas de ADN. La secuencia de bases determina la información disponible para la construcción de un organismo, similar a la manera en la que las letras del alfabeto aparecen en un orden determinado para formar palabras y frases. «Editamos ADN para instruir a nuestras células para fabricar el tipo y la cantidad de colágeno que necesitamos».
  3. Colocar el nuevo ADN en las células y multiplicarlas. Las células, bloques de construcción básicos de todos los seres vivos, se alimentan de los nutrientes suministrados y convierten los nutrientes en energía, lo que hace que se copien a sí mismas y se multiplican rápidamente en decenas de miles de millones de células.
  4. Las células producen la proteína de colágeno. Estas células producen colágeno y otras proteínas esenciales para la creación de cuero. El colágeno es la proteína más abundante en el reino animal.
  5. El colágeno se agrupa para formar una molécula de colágeno de triple hélice. La estructura de triple hélice de colágeno forma entonces pequeñas fibras.
  6. Las moléculas de colágeno forman una red de fibras. Estas fibrillas son nanofibras que se unen para formar haces llamados fibras.
  7. Las fibras se ensamblan para crear una estructura de cuero. «Usando un poco de salsa secreta», se procesa aún más estas estructuras de proteínas para crear las pieles.
  8. Curtido y acabado de la piel. Para finalizar, los materiales se someten a un proceso de curtido ecológico.

Según los científicos, diseñadores e ingenieros de Modern Meadow, en una o dos décadas, los textiles biofrabricados serán comunes, sólo es necesario conseguir producirlos a gran escala ya que aún están en una fase temprana de desarrollo.

Este avance biotecnológico lo es igualmente para el respeto de la humanidad con el mundo animal, sumándose a la creciente lista de buenos gestos que cada vez nuestra sociedad está teniendo con nuestros queridos amigos de cuatro patas.

Más información en modernmeadow.com.