A finales de julio del año pasado hubo un atentado terrorista en la Pamir, en Tayikistán, muy cerca de por donde el motorista y aventurero Charly Sinewan pasó justo unos días después.

En este vídeo que comparte con los lectores de Cuentamealgobueno, Charly, que lleva nueve años dando la vuelta al mundo en moto y compartiendo el viaje en su VLOG, nos muestra el verdadero rostro de los habitantes de Tayikistán.

Cualquiera que haya visto las noticias por esa fecha, podría hacerse a la idea de que los tayikos son personas peligrosas y que se trata de un país conflictivo y lleno de terroristas.

Lo que Charly nos viene a demostrar con esta experiencia vital por la que pasó es justo lo contrario.

En el vídeo, podemos ver al aventurero en una situación bastante apurada: su motocicleta quedó atrapada por un torrente de agua.

Sin embargo, un paisano al que previamente adelantó en un todo-terreno, es el que le ayuda a desatrancar la motocicleta y poder continuar su camino.

Posteriormente, un grupo de tayikos que pasaban por allí acudieron igualmente a su rescate, ayudándole a cruzar otro torrente de agua.

 

Ya entrada la noche y en mitad de ese desierto, Charly se encontró con una humilde tienda en mitad del desierto, en donde los paisanos que vivían en esa especie de choza, le convidaron y acogieron con la mayor de las hospitalidades posibles.

 

Todo esto lo vivió Charly en el mismo lugar en el que unos días antes el ISIS atentó con un atropello masivo contra un grupo de ciclistas extranjeros en una carretera de ese distrito en Tayikistán.

Después del atropello, varios hombres armados atacaron a los ciclistas con armas blancas. En total, 4 personas fallecieron y otras 2 resultaron heridas.

 

Que cada uno saque sus propias conclusiones, las nuestras son muy claras: en todo el mundo hay buena gente y, en este caso, Charly Sinewan lo ha demostrado.

Si quieres apoyar el trabajo de Charly, puedes financiar su viaje en https://www.patreon.com/charlysinewan.