Puertas industriales: una mejora en seguridad en las zonas de trabajo

Existen muchos factores que se deben considerar al elegir puertas de acceso para empresas e industrias. En el sector industrial, hay un gran flujo de materiales y maquinaria de gran envergadura y es primordial optimizar el tráfico de personas y mercancías para evitar accidentes laborales.

Además, es necesario que las puertas sean resistentes, flexibles y seguras, como las que encontramos en la amplia gama de puertas industriales en Manusa.

¿Qué son las puertas automáticas?

Las puertas automáticas funcionan gracias a un sensor de movimiento, que permite una apertura y cierre rápidos. Las puertas automáticas industriales han sido diseñadas específicamente para grandes naves y almacenes logísticos, en los que hay un enorme flujo de personas, materiales y maquinaria. Gracias a su rapidez de apertura y cierre, optimizan el flujo de trabajadores y mercancías.

Están pensadas para ofrecer un amplio abanico de ventajas a las empresas. En primer lugar, contribuyen a la comodidad al abrirse y cerrarse automáticamente. En segundo lugar, son seguras, ya que cuentan con un sensor que impide que se cierren si alguna persona o producto se encuentra circulando a través de ellas.

De esta forma, se evitan accidentes laborales y pérdida de materiales. A la seguridad hay que añadir la resistencia, pues están fabricadas con materiales que les otorgan durabilidad.

Además, las puertas automáticas funcionan como control de acceso en zonas restringidas dentro de una nave o almacén, no permitiendo que accedan personas no cualificadas para entrar en una zona de trabajo y operaciones determinada, y evitando así cualquier situación peligrosa. Por último, contribuyen a la eficiencia energética, porque evitan pérdidas de frío y de calor al abrirse y cerrarse automáticamente.

Tipos de puertas industriales

Estas puertas están diseñadas para adecuarse a las necesidades específicas de cada industria. Por este motivo, existen muchos tipos diferentes.

  • Puerta rápida enrollable: es ideal para sectorizar naves, almacenes y muelles de carga donde hay tráfico intenso de maquinaria móvil y peatones
  • Puerta rápida enrollable de acero: se trata de una de las puertas automáticas industriales más seguras que existen. Optimiza el paso de personas y género. Es muy resistente al aire y evita pérdidas de temperatura.
  • Puerta enrollable de aluminio clase 2: contribuye a la estanqueidad de la nave industrial, porque está diseñada para soportar altas presiones de aire.
  • Puerta enrollable autorreparable: Gracias a su cremallera lateral permite la autorreparación en caso de colisión gracias a una maniobra automática de apertura y cierre.
  • Puerta rápida apilable: Protege los interiores de condiciones meteorológicas adversas, como el fuerte viento, gracias a sus barras transversales de refuerzo.
  • Persianas enrollables: Es la opción ideal para aprovechar todo el hueco disponible al ocupar el dintel mínimo. Son muy seguras, estables y resistentes a las condiciones meteorológicas adversas.
  • Puerta peatonal batiente: Es la mejor solución para aislar diferentes zonas de una forma cómoda y sencilla. Posee una lona de PVC flexible resistente a golpes.
  • Abrigo muelle de carga: está pensado para zonas de carga y descarga. Es muy resistente y está hecho de materiales duraderos. Otorga protección contra las corrientes de aires y evita la pérdida de temperatura.

Además de mejorar la eficacia de trabajo en una fábrica o almacén, la implementación de puertas automáticas es crucial para asegurar que los trabajadores se encuentren en una zona de trabajo segura y protegida.

Aún así, según el tipo de nave o local se decidirá la mejor opción de puerta para que se adapte a sus condiciones específicas como, por ejemplo, el tamaño del recinto o el tipo de mercancías manejadas.