• En los últimos años, ha crecido exponencialmente el número de entidades que apuestan por las criptomonedas entre sus sistemas de pago.
  • Antes de tomar la decisión de invertir, la EFPA recomienda apoyarse en expertos y plataformas profesionales.

Cada vez son más las personas que deciden invertir en criptomonedas, e incluso encuentran en ellas el sustituto perfecto a sus habituales métodos de pago. Sin embargo, llegar a esta decisión no es tarea fácil. Por el camino surgen multitud de dudas, que hacen que otros muchos no se atrevan a dar el paso.

No es la primera vez que desde Cuentamealgobueno tratamos este asunto. Hoy, con el fin de ayudaros a conocerlo mejor, os mostramos las dos caras de esta moneda digital.

Cara A: un crecimiento exponencial

El origen de las criptomonedas data desde hace muy poco, aunque no lo parezca. Desde su aparición, han experimentado un crecimiento exponencial, gracias al impacto y el efecto positivo que han tenido en el mercado.

Día tras día, se van sumando grandes entidades a la incorporación de estas monedas digitales entre sus métodos de pago y estrategias empresariales. Buen ejemplo de ello es la agencia de viajes MINT57 que, desde octubre de este año, ha incluido este sistema entre sus métodos de pago.

La responsable de la firma, Federica Rogantín, explicó que la propuesta llega ante la realidad de que “las criptomonedas se han vuelto una forma de pago cada vez más común. Y sabemos que muchos de sus usuarios están deseando tener la posibilidad de realizar una compra pagando directamente con sus criptos, sin tener que cambiar a euro o a otra moneda FIAT”.

Así, esta compañía al igual que otras tantas, han encontrado en las criptodivisas una apuesta firme por innovar y adaptarse al creciente uso las mismas. De hecho, según las estimaciones recientes, casi cinco millones de españoles invierten habitualmente en criptoactivos.

Cara B: un sistema complejo

Junto al conocido Bitcoin, existen numerosas monedas virtuales alternativas, como el Ethereum, Ripple, Monero, Stellar o Litecoin. Cada una de ellas, igualmente válidas, cuentan con distintas características que se deben tener en cuenta antes de invertir. Entre sus diferencias se encuentra la cantidad en circulación, si existe o no oferta máxima, la tecnología que hay detrás de cada una o el problema que intenta solucionar.

No obstante, el Banco de España y la CNMV han señalado que se estima que hay más de 7.000 criptomonedas en el mercado con características similares a las del Bitcoin, lo que convierte a las criptodivisas en “instrumentos complejos”.

Es por ello por lo la Asociación Española de Asesores y Planificadores Financieros (EFPA) aconseja a los inversores profundizar en la información del funcionamiento de esta moneda digital y contrastar los datos con un asesor financiero cualificado.

En esta línea, desde la organización destacan que es “fundamental” consultar cada movimiento con asesores financieros para evitar “dar pasos en falso”, así como realizar los trámites desde aplicaciones de confianza como BitIQ.

Con el fin de hacer de este un sistema cada vez más seguro, los organismos europeos trabajan actualmente en la elaboración de un reglamento (conocido como MiCA) que establezca un marco normativo que regule la emisión de criptoactivos y los proveedores de servicios sobre éstos.

CAB/AR