El nadador malagueño Pieter Christian Jongeneel Anderica ha cruzado a nado el estrecho de Cook en Nueva Zelanda para recaudar fondos por una causa solidaria.

Pieter Christian ha cruzado a nado el Estrecho de Cook en Nueva ZelandaHa destinado lo recaudado a la Fundación Vicente Ferrer para la construcción de viviendas en La India.

Pieter Christian Jongeneel Anderica tiene 36 años y es especialista en travesías en aguas abiertas, uno de los mejores de Europa y en su palmarés figuran ya cuatro de las siete grandes travesías conocidas como “Las siete del Océano” y que, hasta la presente, no han sido completadas por ningún nadador aún: Cruce del Estrecho de Gibraltar de ida y vuelta en 2005 obteniendo la mejor marca de todos los tiempos, Canal de la Mancha en 2007 y Canal de Santa Catalina (California) en 2008, en ambos casos con la mejor marca del año.

El Estrecho de Cook en Nueva ZelandaLa travesía del Estrecho de Cook ha sido su carta gran la cuarta gran hazaña, y también una de las más complejas, porque son 26 kilómetros los que separan las islas Norte y Sur de Nueva Zelanda, con el agua a muy baja temperatura, fuertes corrientes y la abundante fauna marina. Hasta la fecha solamente cuatro personas han logrado cubrir el trayecto a nado. Ver el estrecho de Cook en Google Maps.

En este caso, decidió nadar con fines solidarios destinando un euro por cada metro nadado, como parte del Proyecto “Brazadas Solidarias”, ideado por él mismo, con el fin de darles a estas travesías que realiza alguna utilidad para causas que él mismo considera justas. El proyecto consiste en recaudar de donaciones particulares, instituciones o empresas un euro por cada metro nadado, dinero que se destinará al proyecto de la Fundación Vicente Ferrer de construcción de viviendas en el depauperado distrito de Anantapur (India).

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=_-GBdVDjVME[/youtube]
http://www.youtube.com/watch?v=_-GBdVDjVME

Christian consiguió consiguió cruzar el Estrecho de Cook el lunes 28, hazaña que le llevó unas nueve horas a nado, convirtiéndose en el 75 nadador que lo consigue, no sin esfuerzo y, como él mismo declara para una noticia publicada en La Opinión de Málaga:

“Comencé muy fuerte y con muy buen ritmo. Las primeras horas fueron buenas. Pero conforme pasaba el tiempo, el mar se iba poniendo peor. A falta de 1.000 metros hice la última parada para repostar. Estaba casi hundido física y anímicamente. No podía más y tenía que hacer el último esfuerzo. Pero fueron a falta de 400 metros cuando todo se puso peor. Sufrí un pequeño tirón en la pierna y el viento formaba una pantalla entre los acantilados donde tenía que llegar que me frenaba mucho. Saque fuerzas estando casi inconsciente y al final lo conseguí“.

Christian tiene doble mérito, porque además realizó la travesía a nado sin traje de neopreno. Afortunadamente no se encontró tiburones, sí con numerosas medusas, que por supuesto le picaron y también delfines, con los que pudo nadar durante unas dos horas.

La noticia nos la ha enviado una lectora de Cuentamealgobueno de Málaga.