La fundación proteccionista de animales “El Refugio” presenta un ingenioso anuncio con un cambio de papeles: esta vez, es el perro el que abandona a su familia.

Se trata de una versión renovada de la campaña “él nunca lo haría”, con la que intentaban sensibilizar al público mostrando la historia de un perro que era abandonado por sus dueños tras parar en una gasolinera.

El antiguo eslogan se ha completado en la nueva campaña con un “¿y si lo hiciera?”. Como reflexión a este interrogante vemos interesantes las palabras de Nacho Paunero, presidente del refugio:

A todos nos llena de alegría ver ganar, aunque sea sólo por una vez, a aquellos que son siempre perdedores. Pero también queremos hacer reflexionar a la gente sobre la angustia, la desolación y el sufrimiento que genera el hecho de ser abandonado. Tristemente, no solemos sensibilizarnos con los problemas hasta que los sufrimos en primera persona.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=oO6eCvxngOQ[/youtube]