Esta semana se ha sabido que el CERN (el Laboratorio Europeo de Física de Partículas) prevé la creación de un acelerador de partículas tres veces mayor del actual LHC.

Túnel del actual LHC del CERN

Túnel del actual LHC del CERN

El programa para sacar todo el jugo científico al actual LHC permitirá que siga funcionando durante las dos próximas décadas. El denominado HL-LHC (del inglés High Luminosity) es la prioridad del CERN en este sentido, e incrementará el número de colisiones acumuladas en los experimentos en un factor 10 a partir de 2024.

Además de ello, la institución ya trabaja en la próxima máquina para explorar los límites de la física: el nuevo colisionador de partículas tendría una circunferencia de entre 80 y 100 kilómetros frente a los 27 del LHC.

Plano del actual LHC y del futuro colisionador de partículas que será tres veces mayor que el actual

Plano del actual LHC y del futuro colisionador de partículas que será tres veces mayor que el actual

El programa para el futuro colisionador circular (FCC, por sus siglas en inglés) se centrará especialmente en estudios para un colisionador de hadrones (partículas compuestas por quarks como los protones), similar al LHC aunque capaz de alcanzar energías sin precedentes en la región de los 100 TeV. Será un digno sucesor del colisionador actual, cuya energía de colisión alcanzará los 14 TeV.

El estudio del FCC procede de las recomendaciones de la Estrategia Europea de Física de Partículas publicada en mayo de 2013, cuyo estudio de viabilidad se realizará mediante proyectos de investigación básica en el CERN durante los próximos 5 años. Este proyecto comenzará con una reunión internacional en la Universidad de Ginebra que tendrá lugar la próxima semana, del 12 al 15 de febrero y sus sesiones serán retransmitidas por webcast.

La iniciativa irá en paralelo con el estudio que se lleva desarrollando durante años de otro colsionador, el lineal compacto o CLIC, por sus siglas en inglés. El objetivo del estudio de CLIC es investigar el potencial de un colisionador lineal basado en una nueva tecnología de aceleradores.

“Todavía sabemos muy poco del bosón de Higgs, y nuestras búsquedas de energía oscura y supersimetría continúan”, dice Sergio Bertolucci, director de Investigación y Computación del CERN. “Los próximos resultados del LHC serán cruciales para mostrarnos el camino a seguir en la investigación en el futuro, y cuál será el tipo de acelerador más adecuado para responder las nuevas cuestiones que aparecerán pronto”.

“Tenemos que sembrar las semillas de las tecnologías del mañana hoy, así que estamos listos para tomar decisiones en unos años”, añade el director de Aceleradores y Tecnología, Frédérick Bordry.

El objetivo de los dos estudios es examinar la viabilidad de las máquinas posibles, evaluar sus costes y producir un informe de diseño conceptual para el proyecto FCC, así como elaborar otro sobre el ya producido para CLIC a tiempo para la actualización de la Estrategia Europea en el periodo 2018-2019.

Fuentes: Más Salamanca y Materia.